¿Estás preparado/a para un desastre natural?

¿Estás preparado/a para un desastre natural?

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Vivimos en un país propenso a los desastres naturales, temblores, erupciones volcánicas, inundaciones, tsunamis, el Fenómeno del Niño, entre otros.
Todos esperamos que estos eventos no sucedan. Pero hasta que llegue el siguiente desastre, es mejor estar preparado ante cualquier eventualidad que lamentarse después. Si no tomas medidas preventivas arriesgas no solo tu vida sino tu patrimonio familiar como tu vivienda, auto y demás pertenencias.
Hay que actuar mediante la preparación y la recuperación.

Preparación financiera ante un desastre

Si vives en una zona de alto riesgo natural, es importante prepararte con:
o Una copia de tus documentos importantes en un lugar seguro. Por ejemplo, tu cédula, pólizas de seguros de vida, salud, etc.
o Plan de reubicación. Si vives en una zona de riesgo como a orillas de un río o áreas con potenciales deslizamientos, debes buscar opciones para reubicarte, como casas de familiares o amigos en zonas seguras.
o Un fondo de emergencia para subsistir y suplir las necesidades básicas en momentos de desastre. Lo más recomendable es tener el equivalente de tres meses de tus ingresos ahorrados en un fondo de emergencia. Si no tienes nada ahorrado aún, no te preocupes tanto por la meta total de ahorro, lo más importante es empezar. Debes destinar mínimo 10% de tus ingresos mensuales al ahorro.
o Seguros. Una póliza de seguro te protege ante poteciales desastres. Es importante tener asegurado tu vivienda, los bienes de tu hogar, tu auto, y tu vida! Además un seguro de salud te apoyará en caso de sufrir problemas de salud después de algún desastre.

Recuperación financiera
Cada persona tiene diferente capacidad para asimilar un golpe emocional o material. Si, lamentablemente ocurre un desastre natural, el desafío está en que puedas adaptarte a la complejidad de las diferentes situaciones. Esto podría implicar cambios difíciles como: tener que dormir en otro lugar, depender de la ayuda de otros y en casos extremos pasar por el duelo de la pérdida de un ser querido. Las recomendaciones para esta situación son:
o Adaptarte a la situación, aunque es sumamente difícil, esto implica tener que modificar tu estándar de vida por un período indeterminado.
o Buscar y aceptar apoyo de tus familiares y ayuda de otros, y si puedes dar ayuda a otras personas.
o Hablar con tus acreedores, y explicarles tu situación actual para ver si es posible reestructurar tus deudas.
o Si cuentas con seguros, utilízalos. Procede según lo estipulado en los seguros, y después define cómo vas a utilizar esos recursos.
o Si tienes ahorros, utilízalos sabiamente. Prioriza cuidadosamente los fondos disponibles y haz un presupuesto de emergencia que se adapte a tu nueva situación.
Recuerda que lo más importante es que prevengas con anticipación y estés preparado si llegase a ocurrir algún desastre natural. Toma medidas ya, y no te confíes que un desastre no ocurrirá.

Escrito por: Bertha Romero
Fuente:
Adaptado de Prevención y Recuperación Financiera ante desastres naturales. http://www.finanzasconproposito.org/index.php/2011-12-31-21-06-36/emergencias-financieras/141-prevencion-y-recuperacion-financiera-ante-desastres-naturales

General Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *