Qué criterios debe tener tu próximo seguro de vida

Qué criterios debe tener tu próximo seguro de vida

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Cuando eliges un seguro de vida hay varios factores que son muy importantes a considerar:

 

1. Suma asegurada

Es la cantidad de dinero que recibirá tu familia si llegas a faltar. Al establecer este monto en tu seguro toma en cuenta las siguientes variables:

 

  •  Número de personas que dependen de ti y sus edades.
  • ¿A cuánto ascienden los gastos de tu casa cada mes?
  • ¿Cuál es el monto de los gastos de educación?

 

Con esto tendrás un panorama de los gastos reales y futuros de tu familia, y podrás asegurarte por una cantidad que garantice que el nivel de vida de tu familia no se verá afectado tras tu ausencia.

 

[ctt tweet=”La suma asegurada de tu seguro de vida debe garantizar el nivel de vida de tu familia tras tu ausencia” coverup=”dcfye”]

 

2. Prima

Es el precio de tu seguro. No siempre el seguro que cuesta menos es el mejor, verifica las condiciones y los beneficios adicionales que ofrece cada institución. El valor de la prima depende algunos criterios como: Suma asegurada, Edad, Sexo, Actividad Laboral, Salud y otras coberturas adicionales contratadas.

 

3. Coberturas

La cobertura se refiere al riesgo por el cual te protege la póliza contratada, así como sus limitaciones y exclusiones. Los riesgos más comunes son: muerte, invalidez, entre otros. Sin dejar de lado los elementos anteriores, es importante tomar consideraciones sobre las condiciones de vida que proyectas tener dado que esto también va a influenciar sobre los montos, primas y coberturas.  Las condiciones de vida que se pueden presentar son:

 

  •  Soltero independiente.- Puede ser que nadie dependa económicamente de ti o puede ser que sí, por ejemplo tus padres. Analiza cómo les afectaría tu fallecimiento o invalidez. Pregúntate: ¿Alguien más podría hacerse cargo de ellos, financieramente hablando?
  • Casado.- Tu pareja y tú viven solos. Las dos situaciones que pueden presentarse es que tu conyugue sea tu dependiente, o ambos contribuyan a los gastos del hogar. Pregúntate: ¿Si tú faltaras o tuvieras que dejar de laborar, tu pareja podría enfrentarse a los gastos del hogar?
  • Familia con hijos recién nacidos.- Ya sea que tu hogar sea de un solo ingreso o dos, tus hijos dependen de tí económicamente. Las necesidades básicas de tu familia son: casa, alimentación y salud. Tal vez te convendría ampliar la suma asegurada o bien contratar una póliza conyugal. Para este caso considera la posibilidad de mantener el seguro hasta que el menor de tus hijos por lo menos cumpla 25 años ya que se considera que a esta edad es un ser independiente.
  • Familia con hijos que estudian.- La educación es uno de los patrimonios más importantes que puedes dejarle a tus hijos. Pregúntate: ¿Podrían concluir sus estudios si les faltaras o tuvieras un accidente que te dejara incapacitado?, verifica que opciones tienes para garantizar sus estudios.
  • Familia con hijos jóvenes.- Puede ser que tus hijos continúen en casa y contribuyan al gasto familiar o bien se hayan marchado y sean independientes. En este caso, tu único dependiente podría ser tu cónyuge. Ajusta las coberturas y la suma asegurada a fin de no estar sobreasegurado.
  • Retirados.- Inicias tu retiro laboral, por lo que dependes económicamente de los recursos que hayas acumulado para tu pensión. Recuerda que si alguno de tus beneficiarios ha fallecido, deberás modificarlo para evitar problemas futuros.

 

Lo más importante es recordar que tus necesidades irán cambiando a lo largo de tu vida. Para cada etapa de vida, recuerda analizar tus coberturas y hacer ajustes!

Administración de Riesgos y Seguros General Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *