En épocas de vacas flacas, ¡aprovecha al máximo cada dólar!

En épocas de vacas flacas, ¡aprovecha al máximo cada dólar!

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

La confluencia de la caída del precio de petróleo, un dólar fuerte y desastres naturales (erupciones, el fenómeno del niño) generan problemas graves para la economía ecuatoriana, ¿pero será que estos mismos problemas pueden afectar el bolsillo del hogar? Independientemente de cuándo empezó la “época de vacas flacas,” en momentos de crisis siempre es aconsejable tomar medidas de forma proactiva, o ANTES de sufrir alguna consecuencia de los problemas de la economía nacional. Así, podrás minimizar el impacto en tu bolsillo y tener más control sobre los ajustes que tendrás que realizar en tu estilo de vida.

Sigue los cuatro pasos a continuación para estar preparado/a.

1. Analiza tus gastos
En épocas de vacas flacas es imprescindible tener los gastos del hogar bajo control. Para tenerlos bajo control, primero tienes que entender en qué estás gastando el dinero. Puede parecer sencillo hacer una lista de tus gastos, pero en realidad no lo es. De forma consciente o no, gastas el dinero en cosas que pasas por alto y que no tienes registrado. Durante mínimo una semana, lleva un registro de CADA CENTAVO que se gasta en tu hogar. (Aprende como aquí: https://www.youtube.com/watch?v=jVjuZPv99ew ). El registro de gastos es una foto de tus finanzas y te ayudará a formar un plan para realizar ajustes.

2. Realiza ajustes
Con el registro de gastos en mano, aplica la técnica PERC. Revisa cada uno de tus gastos y divídelos en las siguientes categorías:

• Gastos que puedes POSPONER. ¿Necesitas cambiar de muebles ahora? ¿Puedes viajar fuera del país otro año? ¿Es necesario comprarte otro vestido, o puedes re-utilizar uno que ya está en tu closet?

• Gastos que puedes ELIMINAR. El registro de gastos seguramente te hizo caer en cuenta que estás gastando en “cositas” que no son estrictamente necesarias. Desarrolla algunas estrategias para no gastar por impulso y así podrás eliminar estos gastos fácilmente.

• Gastos que puedes REDUCIR. ¿Gastas mucho en taxis? ¿En almuerzos? ¿En salidas con amigos? Identifica cómo y cuánto puedes reducir tus gastos y procura ser realista. Si te acostumbras a salir cuatro veces por mes con amigos, reduce las salidas a dos. No es aconsejable ni realista cambiar todos tus hábitos de gasto de una.

• Gastos que puedes CONSERVAR. Dentro del listado de tus gastos habrán algunos que no puedes ajustar. Suma estos gastos y compara el total con tu ingreso neto del hogar. Si estás gastando todo lo que ganas en tus gastos estrictamente necesarios, es hora de realizar ajustes en tu estilo de vida. Tienes que dejar un margen para gastos no planificados y como prioridad, el ahorro.

3. Toma la decisión de ahorrar
Aunque el ahorro es un componente vital para la salud financiera y seguramente sabes que lo es, a lo mejor no ahorras de forma regular. ¿Por qué? Por una sencilla razón: no has tomado la decisión de ahorrar. El ahorro es una decisión. No es el resultado de tus circunstancias. Es una decisión de apartar parte de tu ingreso hoy para tu bienestar mañana. En épocas de vacas flacas el ahorro se vuelve más importante que nunca.

Si no tienes ahorros, toma la decisión de ahorrar desde ya y crea un fondo para emergencias. Tarde o temprano – una enfermedad, un robo, un accidente, la pérdida del trabajo o incluso un desastre natural – llegará.

En épocas de vacas flacas, el acceso a crédito se reduce y los potenciales riesgos suben. Protégete ante lo que puede venir ahorrando mínimo un 10% de lo que ganas cada mes. La decisión de ahorrar depende de ti, y de nadie más.

4. Acostúmbrate a vivir con menos
En los últimos años, Ecuador ha vivido un “boom” del consumismo. La situación económica que vive el país necesariamente traerá consigo procesos de reajuste. No esperes hasta que las autoridades realicen cambios a nivel macro para efectuar ajustes en tu estilo de vida. Analiza cuáles son tus necesidades y prioridades como familia y asegura que las tengas cubiertas. Para lo demás, prioriza en qué gastas el dinero. Es el momento de ser conservador y ahorrar. Recuerda que vivir con menos, no significa vivir menos. Significa administrar de mejor forma lo que tienes.

Ahorro Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *