Los riesgos de acudir a prestamistas informales

Los riesgos de acudir a prestamistas informales

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

La modalidad de solicitar préstamos a prestamistas informales o “chulqueros” es muy usada en el país por personas que necesitan dinero de forma urgente y deciden no acudir a una institución financiera por todos los requisitos que pueden dificultar el acceso al crédito. Existen circunstancias en las que por cubrir una necesidad urgente e inmediata, las personas no cuentan con el dinero necesario y evitan trámites en entidades financieras, por lo que buscan la forma de obtener ese dinero fácil a través de prestamistas informales.  Quienes practican este tipo de crédito lo hacen en forma directa o a través de intermediarios, casi siempre con la contraentrega de letras, pagarés, escrituras, cheques posfechados, prendas y bienes para garantizar el pago del capital e intereses

Los principales riesgos de sacar este tipo de créditos son los siguientes:

  • La mayoría de personas que acuden a obtener el dinero con prestamistas informales, desconocen lo que significa tener un préstamo con estas personas, y los altos intereses que deberán pagar mes a mes, que generalmente, pueden ser superiores al 10% mensual o incluso llegan al 5% diario. Es decir, si por ejemplo, una persona pide un crédito de $10.000, con una tasa del 20%, al mes ya debe pagar $12.000 y, al año, puede estar pagando más de $24.000 en intereses.
  • Obtener un préstamo informal puede ser muy fácil, lo complicado es poder salir de esta situación. Se debe tener una especial precaución con estos sistemas de crédito pues muchos tienen métodos no tradicionales de cobranza y pueden terminar siendo una situación en la que siempre habrá alguna dificultad para salir. Muchas veces, estos prestamistas buscan la forma en la que no se puede salir rápidamente y siempre quedan endeudados de alguna u otra manera, sea porque extienden el plazo de pago o porque facilitan más dinero.
  • Si las personas no pueden pagar lo que deben, la situación se puede complicar aún más pues los prestamistas tienden a acudir a chantajes si no les pagan, o hasta han existido casos de redes de delincuencia que usan métodos poco ortodoxos en el cobro del dinero.
  • Es un negocio rentable para los prestamistas informales, por lo que tienden a abusar de la ingenuidad y circunstancias de las personas que los contactan, haciendo difícil que las personas se libren de la deuda.

Cuando las personas se han involucrado con prestamistas informales, la salida más fácil es hacer el pago lo más pronto posible. Sin embargo, la principal recomendación es no acudir a este tipo de prestamistas. Para una mejor experiencia, es recomendable acudir a una institución financiera donde las personas pueden escoger el crédito que mejor se ajuste a su circunstancia y necesidades, y con mejores tasas de interés.  Adicionalmente, se aseguran un contrato legal en donde la entidad financiera se compromete a prestar el dinero bajo ciertas condiciones y tienen regulado el esquema de los pagos.

 

Fuente: http://www.finanzaspersonales.com.co/credito/articulo/los-riesgos-pedir-dinero-gota-gota/56504

Crédito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *