Diez reglas de oro para hacer un presupuesto y cumplirlo

Diez reglas de oro para hacer un presupuesto y cumplirlo

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

La base de una vida financiera sana es el presupuesto. Te vamos a compartir un  plan para que definas de antemano qué harás con cada uno de los dólares que ganas mensualmente.

Para muchos y muchas solo el escuchar esta palabra “presupuesto” es sinónimo de estrés, de algo muy complicado, aburrido o necesario solo para quienes tienen mucho dinero.

Te decimos que No es verdad. El presupuesto es necesario para todos y puede ser tan fácil o difícil como tú lo quieras; al final, son tus metas las que se van a cumplir.

El presupuesto es el primer paso para alcanzar cualquier objetivo financiero: ahorrar, salir de deudas, irse de viaje, etc., un plan es imprescindible.

 A continuación te presentamos las diez reglas de oro para hacer un presupuesto y cumplirlo:

 

1. Conoce porqué hacer un presupuesto

Ten siempre en mente que tu presupuesto te ayudará a definir planes para alcanzar metas específicas y concretas de corto y largo plazo. Si, por el contrario, tratas de poner tus cuentas en orden porque alguien dijo que era buena idea, no tendrás un incentivo suficientemente fuerte que te mueva a cumplir tu presupuesto.

2. Se realista

No elabores un presupuesto tan rígido que sea imposible de cumplir y que esté demasiado alejado de tu realidad. Se lo más sincero posible contigo mismo y recuerda que establecer objetivos muy ambiciosos y difíciles de cumplir puede causar frustraciones que te llevarán a desistir con facilidad.

3. Ten fuerza de voluntad

Se disciplinado/a pero flexible. Comprométete a cumplir con el nivel de gastos establecido en tu presupuesto, pero si no está funcionando, que no te dé miedo. Las circunstancias pueden cambiar en cualquier momento, así que no se trata de abandonar tus planes sino de hacer los ajustes necesarios y volver a empezar.

4. No sobreestimes tus ingresos

Un presupuesto siempre se debe realizar teniendo en cuenta los ingresos que se reciben con regularidad. Si se registran ingresos que no están seguros si los van a recibir, se podrían generar presiones que irían en contra de tu estabilidad económica.

5. Prioriza tus gastos

Lo importante no es limitarse, sino saber administrar bien tu dinero, comprando lo indispensable y pagando tus cuentas a tiempo para evitar cargos de mora y mal historial crediticio. Prepara una lista para clasificar gastos y así eliminar los superfluos.

6. Planifica eventos inesperados

No caigas en el error de no contar con un fondo de emergencias para afrontar imprevistos y emergencias, como accidentes, pérdida de empleo o una enfermedad. Destina una proporción mensual de tus ingresos, así sea pequeña inicialmente, e inclúyela dentro de tu presupuesto para que estés preparado por si sucede algún evento desafortunado o inesperado.

7. No olvides los gastos ocasionales

Incluye en tu presupuesto los gastos que haces esporádicamente, como el pago de impuestos cada año, la fiesta de cumpleaños de tus hijos o los regalos de navidad. No olvides tampoco contabilizar los gastos asociados a compras que realices, como por ejemplo, los de escrituras, títulos y traspasos cuando adquieres vivienda propia.

8. Anota tus gastos diarios

La mejor manera para conocer tus patrones de consumo y poder mejorarlos, es llevar las cuentas de tus pagos. Saber en qué se te va tu plata todos los días e identificar a conciencia tus “vicios de gasto” (ej. comprar ropa innecesaria) te representará un ahorro hacia adelante o, por lo menos, no te generará un faltante al final del mes.

9. No mezcles tus cuentas

Si eres independiente, no mezcles tus cuentas personales con las de tu propio negocio pues corres el riesgo de confundir fácilmente de dónde viene el dinero y terminar quitándole a uno para ponerle al otro. Recuerda que si las cuentas están claras, podrás saber cuál es la situación real de tu negocio y las posibilidades de que perdure y crezca serán mayores.

10. Habla con los miembros de tu familia

Ten en cuenta los deseos y necesidades de cada uno de los miembros de tu familia, para que ellos se sientan parte del plan. Si todos comprenden cuál es el propósito de tener un presupuesto, posiblemente se esforzarán más por hacer que éste sea exitoso y evitarán gastar de más o cuando no sea necesario.

 

Recuerda que hacer tu presupuesto es muy importante y controlarlo aún más.

 

Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *