Utiliza el crédito a tu favor y no en tu contra

Utiliza el crédito a tu favor y no en tu contra

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

El crédito es una herramienta que te puede ayudar o te puede perjudicar. Todo depende de si sabes utilizarlo correctamente o no.

Es como cualquier otra herramienta. Piensa en un martillo: si lo usas bien, puedes construir o colgar cosas en la casa, incluso repararlas. Si lo usas mal, puedes lastimarte seriamente algún dedo o te puede suceder algo incluso más peligroso.

El crédito tiene dos características importantes:

  • Debes pagar intereses por el dinero que te están prestando. Consulta con tu entidad financiera cuánto deberás pagar en intereses por el tipo de crédito que estás solicitando.
  • Compromete tu flujo de efectivo futuro, porque tienes que hacer pagos a ese crédito. De tu ingreso futuro, tienes que tomar una parte para hacer esos pagos, por lo que cuentas con menos dinero para otras cosas, como ahorrar.

Mucha gente se endeuda porque considera que su ingreso mensual no le alcanza para cubrir todos sus gastos. El problema es que las deudas no son la solución, al contrario lo hacen más grande. Imagínate si desde el principio gastas todo su sueldo, ¿cómo vas a pagar el préstamo? Si haces un hábito comprar a crédito, tus deudas crecerán y pueden llegar a estar fuera de tu control pues no tendrás cómo pagarlas.

Adicionalmente, si usas al crédito en tu contra tu patrimonio se puede ver afectado. Tu patrimonio es el dinero que tienes (ya sea en la mano, en el banco o en bienes valiosos como obras de arte, joyas o el valor de tu casa, que podrías vender, en caso de ser necesario), menos lo que debes (al banco o a otras personas).

En el caso de que comiences a hacer de las compras a crédito un hábito, tus deudas se incrementarán tanto que tu patrimonio se puede ver afectado.  Ten precaución de que tus deudas no estén fuera de tu control, se recomienda que el pago por tus deudas no deben exceder el 40% de tus ingresos mensuales.

Por el contrario, si no tuvieras deudas, o si tus deudas están dentro de tu control,  podrías comenzar a hacer del ahorro un hábito o a invertir tu dinero en bienes, lo que te ayudará a incrementar tu patrimonio.

No olvides que un adecuado manejo de tus gastos es muy importante para esto es recomendable llevar un registro diario de gastos. Analiza tu situación financiera a detalle, mira si tus deudas son manejables o si están fuera de control, y haz del ahorro un hábito para alcanzar tus metas financieras.

 

Crédito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *