Deja de lado las excusas al momento de ahorrar

Deja de lado las excusas al momento de ahorrar

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Ahorrar no es solo una buena práctica para la salud financiera, sino que no hacerlo puede convertirse en un problema a futuro. Los tiempos en que vivimos no son iguales que los vividos años atrás, y el hábito del ahorro se puede volver cada vez más complejo y surgen una variedad de excusas para no hacerlo. Sin embargo, el ahorro debe estar siempre presente independientemente de las circunstancias, es un estilo de vida que te permitirá tener un mejor porvenir y conseguir tus metas.
Algunas de las excusas que te pueden sonar conocidas y que no te permiten ahorrar son:

  • tengo-muchos-gastosNo ahorro porque tengo muchos gastos: Debes replantear el hábito de gastar todo lo que recibes, debes procurar guardar un poco, pensar en tu futuro e identificar tus metas. También significa cuidar lo que tienes, lo que compras y lo que consumes, al hacerlo también estás ahorrando pues tendrás que incurrir en menos gastos. Cuida el lugar dónde vives, tu medio de transporte, tu salud, tu ropa y el consumo de los recursos como agua, energía eléctrica, telefonía celular, alimentos.tengo-muchas-deudas
  • Tengo muchas deudas: Las deudas son la causa de malos hábitos financieros, se dan cuando gastas más de lo que tienes. Estos montos pueden volverse insostenibles de no pagarse a tiempo, ya que por lo general los costos por atrasos son muy elevados. Crea un plan para prepagar tus deudas, cuando las hayas pagado, utiliza el dinero que usabas en cuotas para ahorrar.
  • Ahorraría si ganara un poco más: Es la expresión más habitual, sin embargo mientras más dinero se tiene más se gasta y se deja de lado la acción del ahorro. El gasto que se hace debe depender del ingreso, si gastas más de lo que tienes posiblemente caigas en deudas y en derroche innecesario de dinero. No importa cuánto ganes, lo importante es que elabores un presupuesto con tus ingresos y gastos mensuales, y calcules cuánto puedes guardar como ahorro. No importa si es poco, ahorrar aunque sea un poco te hará acumular una suma interesante al final del año. Con buena organización y paciencia podrás guardar un porcentaje para hacer un gasto más grande en el futuro, como un viaje, o cubrir necesidades ante situaciones inesperadas.
  • El próximo mes empiezo: Otra excusa para no ahorrar es posponer el tema para el próximo mes o año, al final sucede lo mismo ya que surgen otras nuevas necesidades. Para no caer en lo mismo toma la decisión ya: implementa un fondo de inmediato, no importa si el monto no es el ideal, lo importante es que ya se cuenta con una suma y desde ahora se continuará aumentando la cantidad.
  • Quiero darme un gusto: Los gastos hormiga pueden pasar desapercibidos pero generan pérdidas notables para tu bolsillo, más si no estás en una muy buena situación económica. Deja de gastar en cosas que quizás por ahora son innecesarias como el café de las mañanas, la salida semanal con los amigos o la compra de artículos de moda, más adelante podrás comprar grandes cosas en base al ahorro. Cuando creas un presupuesto puedes incluir en los gastos mensuales un monto para adquirir bienes o recompensas adicionales, de esta forma no gastarás más de lo que debes y puedes.
  • Me lo merezco: Nadie pone en tela de juicio que te merezcas disfrutar de lo ganado con tanto esfuerzo. Pero el “gasto porque me lo merezco” puede llegar a ser muy peligroso para las finanzas personales. Si de merecimientos se trata, hay que tener en cuenta que te mereces también llegar bien a fin de mes, cortar el estrés por temas económicos y contar con la seguridad y el resguardo que te pueden dar unos ahorros o fondo de emergencia. Es cuestión de que pongas en la balanza cuál de estos “merecimientos” es más importante: el que reporta satisfacción inmediata pero poco duradera o el que te da la tranquilidad y la satisfacción de estar haciendo lo correcto para tu tranquilidad presente y futura.

Young businessman wearing spectacles looking at clock on wooden wall in office

  • Todavía tengo tiempo: La excusa típica si eres joven, aunque parezca que la jubilación está muy lejana todavía, es mejor empezar a ahorrar desde antes de los 30, ya que de lo contrario se volverá más difícil conseguir la suma deseada.
  • es-muy-tardeEs demasiado tarde para ahorrar: Nunca es tarde para ahorrar, cualquier cantidad es preferible a no contar con ningún fondo.

Se te hacen conocidas estas excusas? Déjalas de lado y ponte en acción que no hay pretextos para no ahorrar!

Ahorro Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *