Diferencia entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Diferencia entre una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito

Crédito General

Cuando compras algo con una tarjeta de crédito, estás tomando dinero prestado de la compañía de tarjeta de crédito. Todos los meses, la compañía de la tarjeta de crédito te enviará una factura por la cantidad de dinero que tomaste prestado para comprar cosas.

Cuando usas una tarjeta de débito, compras cosas usando el dinero de tu cuenta.

Por ejemplo, con tarjetas de débito:

  • Puedes obtener una tarjeta de débito cuando abres una cuenta en un banco.
  • Cuando pagas con una tarjeta de débito el dinero se retira inmediatamente de tu cuenta.
  • Cuando pagas con una tarjeta de débito no pagas dinero extra en intereses.
  • Puedes usar su tarjeta de débito en un cajero automático para retirar dinero de tu cuenta.
  • Usar una tarjeta de débito no te ayuda a establecer un historial de crédito.

Con tarjetas de crédito:

  • Tienes que solicitar una tarjeta de crédito en una institución financiera.
  • Cuando pagas con una tarjeta de crédito, puedes acceder a una línea de crédito y pagar con cuotas mensuales todas las cosas que compraste.
  • Si no pagas tus cuotas de tu tarjeta de crédito todos los meses, podrías tener que pagar una cantidad extra por intereses.
  • Puedes usar tu tarjeta de crédito para pagar tus compras en internet porque es un medio de pago más seguro.
  • Pagar en la fecha el monto completo de la factura mensual de tu tarjeta de crédito, puede ayudarte a establecer un historial de crédito.

 

¿Listo para Comprar un Auto? – Evalúa el Costo Total

¿Listo para Comprar un Auto? – Evalúa el Costo Total

Crédito General

El auto. La compra más importante para miles de ecuatorianos en este año.

 

¿Pero sabemos cuánto nos cuesta ser dueños de un auto?

 

Hay que analizar TODOS los costos asociados con el auto en dos momentos: El momento de la compra; y el momento que salimos del patio de carros.

 

GASTOS EN MOMENTO DE COMPRA

 

Los gastos en los que tendrás que incurrir al momento de la compra del auto dependen si compras al contado o a crédito.

Al Contado

Si compras tu auto al contado, tendrás que pagar el valor total del mismo al concesionario o al propietario del vehículo directamente.

Sé precavido cuando vayas a hacer el pago. Trata de hacerlo mediante transferencia o pago en cheque, en lugar de pagar en efectivo. No es aconsejable andar con mucho dinero en efectivo.

 

A Crédito

Si la compra del auto es a crédito, el concesionario y/o entidad financiera te va a pedir entre el 25% al 30% del valor del carro como entrada. Adicionalmente, solicitarán una garantía real equivalente al 150% del monto de la deuda. Es decir, si deseas obtener un crédito para adquirir tu auto por $10.000, deberás presentar garantías por $15.000.

 

Acuérdate: Mientras más pones de entrada menos pagarás en intereses.

Veamos dos escenarios:

VALOR DEL AUTO ENTRADA VALOR DEL CRÉDITO TASA DE INTERÉS PLAZO TOTAL INTERESES

TOTAL A PAGAR

$18.000 $4.500 (25%) $13.500 15,20% 60 meses $5.854,98 $23.854,98
$18.000 $9.000 (50%) $9.000 15,20% 60 meses $3.903,32 $21.903,32

Al duplicar el valor de la entrada, en el segundo escenario, se genera un ahorro de casi $2.000!

 

 

Cuando compras tu auto, también pagarás algunas otras cosas:

  1. Seguro Vehicular – Cuando sacas un crédito automotriz, el auto sirve como la garantía del crédito. Cuando compras a crédito, será obligatorio contratar una póliza de seguro vehicular para proteger el auto frente cualquier tipo de siniestro.

 

En el caso de que compres al contado, esto será opcional, pero debes tomar en cuenta los riesgos asociados con tener un auto, por lo que es aconsejable estar asegurado.

 

Por lo general, se contrata un seguro vehicular a través del concesionario. Un seguro vehicular estándar tendrá los siguientes elementos:

 

  • Prima – La prima es el monto a pagar por la póliza del seguro. En muchos casos el concesionario ofrecerá financiar el valor total de la prima como parte del crédito. El cálculo de la prima depende del valor del vehículo y un análisis de riesgo que realiza la aseguradora.

 

Generalmente, la prima se calcula en función de una tasa. Una vez que hayas escogido que tipo de auto quieres comprar, es aconsejable averiguar con mínimo dos aseguradoras cuánto cobrarán en tasa para asegurar el auto antes de ir al concesionario. Así estarás mejor preparado para negociar la mejor tasa para el seguro al momento de la compra.

 

También es importante averiguar la política de la aseguradora en caso de tener algún accidente. ¿Subirán la tasa automáticamente? ¿Cuánto la subirán?

 

  • Deducible – Un seguro vehicular tendrá un deducible que es el valor a pagar de tu bolsillo en caso de accidente. Generalmente, mientras más alto sea el deducible más bajo será la prima a pagar. Es MUY importante analizar hasta cuánto podrías destinar a un deducible dado que será un gasto imprevisto. ¡Analiza bien tu situación financiera y negocia un deducbile manejable!

 

  • Cobertura y exclusiones – Hay que analizar bien qué tipo de cobertura tienes con el seguro vehicular. Utiliza las siguientes preguntas para averiguar bien:

o   Valor de cobertura – ¿El valor total del auto esta cubierto o solo un porcentaje? En caso de un daño total del auto, ¿cómo se determina cuánto pagar y en qué tiempo se realiza el pago?

o   Cobertura médica – ¿Hay coberturas médicas asociadas con el seguro? ¿Quiénes estan cubiertos? ¿Titular del vehículo y familiares? ¿Y terceros? ¿Hasta qué monto?

o   Auto x auto – En caso de tener un accidente, ¿hay una cobertura auto por auto? Es decir, ¿tendrás acceso a un vehículo prestado mientras reparan tu auto?

o   Exclusiones – ¿Hay algún tipo de reparación excluída de la póliza? ¿Cuáles?

 

  1. Dispositivo de Rastreo – Adicional al seguro vehicular, si sacas un crédito automotriz será obligatorio contratar un servicio de rastreo satelital para poder recuperar el auto en caso de robo. Generalmente los concesionarios te darán la opción de financiar este costo como parte del crédito.

Cuando compras tu auto es importante tomar en cuenta todos estos elementos.

Prepárate antes de ir al concesionario con información sobre los costos referenciales asociados con cada uno para el auto que quieres comprar, así tendrás más éxito en la negociación!

 

 

 

Consejos para obtener un crédito para tu negocio

Consejos para obtener un crédito para tu negocio

Crédito

Autor: Gabriel Villamar

A diferencia de muchos tabúes que dicen que sacar un crédito para el giro del negocio no es muy aconsejable; la obtención de un crédito para negocio puede ser beneficioso para tu empresa. Con el financiamiento correcto podrás incrementar tu capital de trabajo, mejorar tu infraestructura, financiar proyectos y otras actividades más en pro de la empresa. Aquí te dejamos algunos consejos a tomar en cuenta al momento de pedir un crédito para tu negocio.

  1. Identifica el uso del crédito: Es importante que identifiques el uso que le vas a dar al dinero que estás solicitando, es decir en qué lo vas a gastar. De esta manera podrás determinar el monto que necesitas y a qué plazo lo vas a pagar.
  2. Compara diferentes opciones de crédito en diferentes instituciones financieras: Pon a consideración aspectos como las garantías que piden, la tasa de interés, beneficios y tiempo del trámite.
  3. No uses el crédito para pagar deudas: muchas empresas utilizan el crédito para pagar deudas adquiridas con sus proveedores. No es recomendable hacer esto, dado que el objetivo de un crédito es convertirlo en una inversión que generará beneficios e ingresos a la empresa.
  4. Analiza tu capacidad de pago: la capacidad de pago es la cantidad máxima de tus ingresos que puedes destinar al pago de tus deudas. Si tienes deudas previas, es importante que evalúes si estás en capacidad de sacar otro crédito. Lo más aconsejable es obtener créditos que estén dentro de tu capacidad de pago para que puedas pagar a tiempo y mantengas un buen historial crediticio y de esta manera poder obtener otros créditos en el caso de que los requieras.
  5. Fija las fechas de pago del crédito: estas pueden ser mensuales quincenales, trimestrales de acuerdo a lo acordado con la institución financiera y lo más óptimo para el negocio. Una vez acordadas las fechas es importante fijar el monto que se pagará, recuerda no siempre es buena idea optar por pagar al plazo más rápido posible dado que hay que tomar en cuenta la liquidez del negocio y que no se pueden destinar todos los ingresos al pago de créditos.
Ventajas y precauciones en el uso de tarjetas de crédito

Ventajas y precauciones en el uso de tarjetas de crédito

Crédito

Te presentamos algunas ventajas y precauciones que debes considerar si manejas tarjetas de crédito:

VENTAJAS
• Seguridad en el pago, pues te evita llevar efectivo al momento de la compra.
• Si cancelas el saldo total no pagas intereses innecesarios.
• Si tienes un programa de recompensas con tu tarjeta, tus consumos permiten acumular puntos para obtener beneficios.
• Es una importante referencia crediticia, que se toma en cuenta para tu historial de crédito.
• Te permite controlar tu presupuesto si guardas los vouchers para administrar tus gastos.

PRECAUCIONES
Estas dependen más de tus decisiones, que en muchos casos por falta de conocimiento o prudencia, te traen consecuencias financieras dolorosas. Ten cuidado si:
• Compras algo que no está dentro del presupuesto.
• Pierdes el control en los pagos, esto generará un costo alto por intereses de mora o pagos mínimos.
• No controlas los avances de efectivo que haces con la tarjeta.
• Comienzas a diferir todos tus consumos, sobre todo los de bienes que consumes de inmediato como los alimentos.

Para evitar un mal uso de la tarjeta:
• Planifica tu presupuesto mensual, decide qué compras en efectivo y qué con la tarjeta, deja el dinero separado para el pago cuando corresponda.
• Lleva un control de tus consumos corrientes y sobretodo diferidos.
• Haz del ahorro una costumbre sana para obtener descuentos en tus compras al contado.

Recuerda informarte y tomar conciencia de que tus decisiones tienen consecuencias en tu situación financiera. Aprende a utilizar tu tarjeta de crédito a tu favor.

Siete nuevas medidas para el uso de las tarjetas de crédito

Siete nuevas medidas para el uso de las tarjetas de crédito

Crédito Uncategorized

A partir del 1 de febrero de 2017 cambiarán algunas reglas sobre el manejo de tarjetas de crédito en Ecuador según la Resolución 310-2016-F emitida por la Junta de la Política de Regulación Monetaria y Financiera.
A continuación se detallan las siete nuevas medidas para el uso de tarjetas de crédito:
1. El cálculo de intereses por financiamiento y mora: La parte fundamental de la norma dispone que cuando un cliente cancele el mínimo o un valor superior, pero no alcance a cubrir el total de la cuota, la entidad cobrará solo un interés de financiamiento por el saldo del capital que no se cubrió de los consumos corrientes; es decir, de los pagos efectuados en el mes. De igual modo, los intereses por financiamiento aplicarán solo para el saldo rotativo (el saldo de deuda de meses anteriores) desde la fecha de inicio del corte. También cuando se trate del interés por mora, este correrá exclusivamente sobre los valores que no se hayan cubierto del pago mínimo. Y se cobrará un interés de financiamiento, pero solo sobre el saldo pendiente por cubrir de los consumos corrientes y por el saldo rotativo.
2. Terminación de contrato con el emisor: Los clientes podrán dar por terminado el contrato de la tarjeta siempre que no tengan saldos por pagar; sin embargo, si existieran dichos saldos, el emisor podrá mantenerlos a modo de una operación de crédito.
3. Planes de recompensa: No se permitirá a las entidades financieras realizar cambios a las condiciones pactadas en un inicio con el cliente.
4. Beneficios para terceros: Los clientes también tendrán derecho a ceder los beneficios de sus planes de recompensa a otro tarjetahabiente que tenga el mismo plan, sin costo adicional por el traspaso.
5. Emisión de tarjetas El usuario ahora tendrá que firmar la aceptación antes de recibir el plástico. La Junta prohíbe la emisión de tarjetas que no hayan sido solicitadas y aceptadas previamente y por escrito por el cliente. En caso de emitirse, serán nulas y no generarán costos adicionales.
6. El estado de cuenta: El cliente podrá acceder a su estado de cuenta a través de su correo electrónico, previo consentimiento. Hoy, se recibe de manera física, aunque en algunos casos se puede consultar en la web de la entidad.
7. La responsabilidad de los bancos en casos de fraude: En cuanto al tema de fraudes, las entidades deberán responder por las responsabilidades que se deriven de fraudes informáticos originados en debilidades o defectos de sus sistemas. Y asumirán los pagos a las tarjetas realizados luego de notificar pérdida o robo. El cliente deberá informar del incidente a la entidad en un plazo máximo de 48 horas. La notificación puede realizarse por canales digitales (teléfono, Internet), pero deberá ser ratificada por escrito.
Tomado de: http://www.elcomercio.com/actualidad/junta-tarjetas-credito-economia-bancos.html.

5 maneras de motivarte y mantenerte lejos de las deudas con tarjeta de crédito

5 maneras de motivarte y mantenerte lejos de las deudas con tarjeta de crédito

Crédito

¿Al fin pudiste tomar control de tus finanzas y te libraste de esa deuda con tu tarjeta de crédito? ¿Trabajaste en un plan de pago realista y pudiste alcanzar este objetivo en un tiempo razonable? Pero, ahora viene la parte difícil, mantenerte motivado/a para no desviarte del camino.
No te desanimes, manejar tus deudas requiere un cambio de hábitos y dar pequeños pasos para estar en una mejor situación financiera y alcanzar tus metas. No importa qué tan determinado seas para cambiar tu situación, habrán momentos en que te desanimes. Te damos algunos consejos puntuales para que te motives y regreses a trabajar en tu plan de reducción de deudas:
1. Saber por qué quieres estar libre de deudas
Los beneficios de pagar las deudas son obvios: Mejorará tu calificación crediticia y ya no tendrás temor de ver tus estados de cuenta. Sin embargo, identificar aquellas razones más personales te ayudarán aún más a cumplir con este objetivo. Comienza por preguntarte: ¿Qué es lo más importante para ti sobre estar libre de deudas?, ¿Cómo mejorará tu vida financiera?
Digamos que tu meta principal es comprarte tu casa en los próximos cinco años. Analiza tus razones personales por las que quieres comprarte una casa: ¿Tener casa propia te dará un sentido de seguridad? ¿Tendrás algo propio? ¿Un lugar para tus hijos? Al analizar estos puntos podrás ver lo que realmente significa para ti quedarte libre de deudas. Los sacrificios financieros te ayudarán y motivarán para cumplir con tus metas financieras a futuro.
2. Mantén tu meta visible – literalmente
Tener un objeto visual que te recuerde una meta realmente funciona. Es un recordatorio mental de por qué debes poner límites a tus gastos. Adecuando esta herramienta a la era digital, puedes poner tu meta como una imagen de fondo en tu celular o el escritorio de tu computadora. Una imagen de aquellas vacaciones soñadas o la casa que tanto deseas te recordará constantemente para qué estás ahorrando y reduciendo tus deudas.
3. Da seguimiento a todo
Mantener un registro de tus ahorros y tus gastos no suena una forma divertida de en qué dedicar tu tiempo. Pero, saber que estás cumpliendo con tu plan y ver que tus deudas disminuyen cada mes es muy inspirador y te dará confianza.
Hay varios recursos de cómo puedes rastrear tus finanzas personales. Una de estas es llevar una hoja de Excel con todos los registros de gastos y ahorro, también existen aplicaciones móviles.
Independientemente de cómo elijas dar seguimiento a tus finanzas, selecciona la frecuencia en que revisarás tu situación, de esta forma puedes tener un enfoque realista, medir tu progreso y hacer cambios si es necesario.
4. Celebra los pequeños logros
¿Realizaste un prepago el mes pasado a tu deuda? ¿Pagaste más del mínimo? ¡Felicitaciones! Estos pequeños logros son un reconocimiento a tu esfuerzo y te motiva a seguir trabajando por conseguir tus metas. No importa qué tan apretado esté tu presupuesto, encuentra un espacio para reconocer tus logros, es un factor importante en tu calidad de vida.
5. Deja de culparte
No eres la única persona con problemas en sus finanzas personales. Y, aunque tengas tus finanzas en orden, no es una garantía de que en algún momento tengas que endeudarte por una emergencia o de que caigas en la tentación por hacer una compra no prevista.
Si esto ocurre, no te culpes ni te sientas mal. Recuerda que nadie es perfecto y tómate un tiempo para reevaluar tu plan. Busca una solución y comienza de nuevo. Anímate por lo que ya has conseguido y sé perseverante.

 

Traducido y adaptado de: https://www.learnvest.com/2016/08/get-and-stay-out-of-credit-card-debt/

Consejos para el uso responsable de tu tarjeta de crédito

Consejos para el uso responsable de tu tarjeta de crédito

Crédito

Frases como ¿Corriente? O ¿Diferido?, ¿Con o sin intereses?, te deben sonar conocidas si manejas una tarjeta de crédito. La tarjeta de crédito es un producto cada vez más utilizado en la población, sin embargo es un producto complejo y se debe prestar atención al momento de utilizarla. En este artículo te daremos algunos consejos para usar responsablemente tu tarjeta de crédito.

  1. Conoce cómo funcionan las tarjetas de crédito: Las tarjetas de crédito son una línea de crédito que te ofrece una institución emisora de tarjetas. La institución te asigna un cupo mensual para lo uses a tu conveniencia, para ello te dan treinta días para que la uses cuando la necesites y luego te dan un periodo de quince días para que pagues sin cobrarte interés, si pagas el saldo total; si no lo haces tendrás recargos por interés. Una vez que cancelas el valor consumido, liberas el cupo para seguir consumiendo una y otra vez. La clave está en hacer tus pagos puntuales y por el saldo total.
  2. Utilízala como línea de crédito o medio de pago: Las tarjetas de crédito tienen dos formas de ser utilizadas: como línea de crédito o como medio de pago. Como medio de pago significa que la utilizas de forma mensual y cancelas el saldo total en tu fecha de pago. Como línea de crédito, la puedes utilizar para diferir tus consumos, generalmente con intereses, y tendrás que pagar la cuota durante el plazo seleccionado.
  3. Planifica con anticipación: La principal recomendación para usar tu tarjeta de crédito planificar dentro de tu presupuesto mensual el valor de los consumo que realizarás con la tarjeta. La clave es la disciplina tanto para no gastar más del valor asignado, como pagar siempre a tiempo el saldo total.
  4. Escoge la tarjeta que se ajusta a tu realidad: Si vas a viajar fuera del país al menos una vez al año, escoge una tarjeta de aceptación internacional. Pero si tus consumos los vas a realizar en el país, busca la de mayor aceptación a nivel nacional.
  5. No cedas a la tentación: Te pueden llamar a ofrecer tarjetas de crédito con un cupo o beneficios atractivos, no caigas en la tentación de llenarte de tarjetas de crédito. Comienza manejando sólo una tarjeta hasta aprender cómo utilizarla, y si tu situación financiera te permite accede a tener una segunda, pero no más de dos.
  6. Evita los abusos de avances en efectivo: Cuando realizas avances en efectivo, la emisora de la tarjeta te realiza un crédito por lo que te van a cobrar una tasa de interés o un valor fijo por el uso, evita pagar valores innecesarios.
  7. Revisa tu estado de cuenta: Mantén un control de tus consumos, pagos y sobre todo diferidos. Revisa a detalle el estado de cuenta, verifica que realizaste todos los consumos que aparecen y fíjate bien en el valor del saldo total que es el que debes pagar ese mes.
  8. Cuida tu seguridad: Trata a tu tarjeta de crédito como dinero en efectivo, es decir no la pierdas de vista cuando estás cancelando la cuenta, no la prestes a nadie y no compartas tus claves de seguridad.

Utiliza tu tarjeta de crédito de forma responsable y recuerda que es una herramienta que si la usas a tu favor, te facilitará la vida.

¿Qué es más importante pagar deudas o ahorrar?

¿Qué es más importante pagar deudas o ahorrar?

Ahorro Crédito

En este artículo te vamos a responder esta pregunta que muchas veces causa polémica entre los expertos en finanzas personales, ¿si tengo deudas debo ahorrar?

La tentación es responder rápidamente y decir que hay que pagar primero las deudas porque si se calcula lo que te rinde un instrumento de ahorro: cuenta de ahorros (1-2%), ahorro programado (3-6%) o una póliza de acumulación (3-5%), frente a un crédito de consumo de cuotas (15-30%) o tarjeta de crédito (16.30%); por lógica matemática vas a decidir dar prioridad al pago primero de tus deudas. Sin embargo, aquí viene otra pregunta: ¿Qué sucede si se presenta un imprevisto como una enfermedad, un accidente o un robo y no tienes dinero ahorrado para afrontarlo? La respuesta es simple, ¡MÁS DEUDA!

Otro caso que debes considerar es que todos los seres humanos trabajamos o al menos deberíamos trabajar con metas financiera razonables o aspiraciones como por ejemplo avanzar con tus estudios (maestría), comprar o cambiar el vehículo, ahorrar para la entrada de una casa o departamento, tener un hijo/a (porque en la realidad cuesta mucho dinero mantener un hijo entre alimentación, vestimenta, salud, educación, etc.), irte de vacaciones, etc. Llegar a cumplir estas metas financieras requiere de planificación y ahorro.

La satisfacción personal y familiar se cumple cuando vemos las cosas de forma integral, en el caso del manejo del dinero no es la excepción, lo recomendable es ser preventivo y no reactivo. Es decir, debes evitar sobreendeudarte, pero si ya lo estás, debes pagar las deudas, modificar tu estilo de vida y generar un excedente que te ayude a ahorrar y pagar más rápidamente tus deudas.

Otro frase que se escucha comúnmente es: ¡La deuda es un ahorro a la inversa! Tal vez consideras que “si no te endeudas no haces nada”. Toma como ejemplo que quieres comprar un celular que al contado cuesta $600, entonces buscas el proveedor y te dice que lo puedes adquirir en “cuotas” de $60 a doce meses, entonces tú reaccionas y a pesar de que no tienes los $600 para comprar al contado, pero necesitas el celular, decides pagar $60 mensuales, sin analizar que pagarás un 20% más por sacarlo a crédito. El inconveniente se da porque no estás dispuesto a esperar por el celular tanto tiempo, entonces encuentras la facilidad de endeudarte una y otra vez pagando innecesariamente intereses en vez ahorrar para conseguir tu meta.

Otro factor importante a considerar en este tema es qué vas a hacer cuando termines de pagar las cuotas, de seguro te sucederá lo mismo que a muchos, mientras pagabas mensualmente las cuotas tenías identificado que no disponías de ese monto al mes pues se iba a pagar el crédito. Sin embargo, cuando terminas de pagarlo no sabes qué hacer con este excedente, utilízalo para ahorrar y de esta forma podrás planificar el ahorro necesario para alcanzar tus nuevas metas.

Toma las decisiones financieras acertadas y que se ajusten a tu situación financiera. El crédito es una herramienta que te permite lograr objetivos, pero no te excedas más allá de tus límites. En tu presupuesto mensual debe haber espacio para ahorrar y para cubrir tus obligaciones financieras también.

Utiliza el crédito a tu favor y no en tu contra

Utiliza el crédito a tu favor y no en tu contra

Crédito

El crédito es una herramienta que te puede ayudar o te puede perjudicar. Todo depende de si sabes utilizarlo correctamente o no.

Es como cualquier otra herramienta. Piensa en un martillo: si lo usas bien, puedes construir o colgar cosas en la casa, incluso repararlas. Si lo usas mal, puedes lastimarte seriamente algún dedo o te puede suceder algo incluso más peligroso.

El crédito tiene dos características importantes:

  • Debes pagar intereses por el dinero que te están prestando. Consulta con tu entidad financiera cuánto deberás pagar en intereses por el tipo de crédito que estás solicitando.
  • Compromete tu flujo de efectivo futuro, porque tienes que hacer pagos a ese crédito. De tu ingreso futuro, tienes que tomar una parte para hacer esos pagos, por lo que cuentas con menos dinero para otras cosas, como ahorrar.

Mucha gente se endeuda porque considera que su ingreso mensual no le alcanza para cubrir todos sus gastos. El problema es que las deudas no son la solución, al contrario lo hacen más grande. Imagínate si desde el principio gastas todo su sueldo, ¿cómo vas a pagar el préstamo? Si haces un hábito comprar a crédito, tus deudas crecerán y pueden llegar a estar fuera de tu control pues no tendrás cómo pagarlas.

Adicionalmente, si usas al crédito en tu contra tu patrimonio se puede ver afectado. Tu patrimonio es el dinero que tienes (ya sea en la mano, en el banco o en bienes valiosos como obras de arte, joyas o el valor de tu casa, que podrías vender, en caso de ser necesario), menos lo que debes (al banco o a otras personas).

En el caso de que comiences a hacer de las compras a crédito un hábito, tus deudas se incrementarán tanto que tu patrimonio se puede ver afectado.  Ten precaución de que tus deudas no estén fuera de tu control, se recomienda que el pago por tus deudas no deben exceder el 40% de tus ingresos mensuales.

Por el contrario, si no tuvieras deudas, o si tus deudas están dentro de tu control,  podrías comenzar a hacer del ahorro un hábito o a invertir tu dinero en bienes, lo que te ayudará a incrementar tu patrimonio.

No olvides que un adecuado manejo de tus gastos es muy importante para esto es recomendable llevar un registro diario de gastos. Analiza tu situación financiera a detalle, mira si tus deudas son manejables o si están fuera de control, y haz del ahorro un hábito para alcanzar tus metas financieras.

 

¿Cómo manejar efectivamente tu tarjeta de crédito?

¿Cómo manejar efectivamente tu tarjeta de crédito?

Crédito

Seguramente has escuchado la historia de cómo David (un jovencito pequeño y aparentemente inofensivo) venció a Goliat (un gigante y experto en combate), entonces, cómo es posible que un instrumento muy útil y que mide aproximadamente 8,5 cm. controle tu vida y la convierta en cuadritos?

A continuación te damos algunos puntos importantes a considerar para un buen manejo de tu tarjeta de crédito:

  1. Recuerda que una tarjeta de crédito es dinero, que al fin y al cabo es prestado por el banco y que tendrás que pagar junto con comisiones e intereses (si decides diferir el pago), por lo tanto gasta solamente lo que puedes pagar.
  2. Controla los gastos con la tarjeta de crédito y no olvides guardar todos los comprobantes de lo que hayas comprado, estos te servirán para compararlos con tu estado de cuenta; de esta forma también podrás detectar a tiempo en caso de que el banco te haga cargos incorrectos.
  3. Programa los pagos de tu tarjeta de crédito junto con tus otros gastos mensuales como la renta, la luz, el agua, teléfono, colegiaturas; así podrás cumplir a tiempo con estos pagos sin que te cobren recargos.
  4. Es mucho mejor si haces los pagos de la tarjeta de crédito antes de la fecha límite, así el cálculo de los intereses que te cobrará el banco serán sobre un monto menor y evitarás que te cobren intereses moratorios. Haz lo mismo para tus otros pagos.
  5. Si es posible y para disminuir tu deuda de la tarjeta de crédito, paga por lo menos el doble del pago mínimo requerido o más.
  6. Utiliza la tarjeta a partir del día siguiente de la fecha de corte y durante los siguientes primeros días del periodo, ya que será mayor el período de tiempo entre la compra y la fecha de pago.
  7. Si tienes la posibilidad, liquida el importe total de las compras efectuadas durante el período, así no pagarás intereses (si no te has excedido en tus gastos, te será más fácil).
  8. Guarda tus vouchers y compáralos con tu estado de cuenta, adicionalmente toma en cuenta los cargos extras por reposiciones, tarjetas adicionales, seguros, etc.
  9. No utilices tantas tarjetas de crédito, ya que puedes perder el control de lo que se gasta con ellas, además de que pagarás más por comisiones. Es mejor si sólo controlas una, así podrás llevar un nivel adecuado de consumo. Compara y analiza si puedes juntar tus deudas en una sola tarjeta de crédito. Conversa con el banco que te ofrezca mejores condiciones.
  10. No descuides la fecha de vigencia de tu tarjeta, así evitarás que te la rechacen en algún establecimiento y hasta en un momento inesperado o que realmente necesitas usarla.

Con estas recomendaciones esperamos que domines tu tarjeta de crédito y no que ella te domine, recuerda que es un instrumento muy útil si la sabes utilizar.