Consejos para diagnosticar tu salud financiera

Consejos para diagnosticar tu salud financiera

CompartirTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Es probable que anualmente te hagas un chequeo físico para saber cómo estás de salud. Tu doctor te preguntará sobre tus preocupaciones, si has tenido molestias, tomará tu presión, te mandará a hacer exámenes y en 30 minutes estarás listo y camino a tu trabajo, y tal vez con una prescripción.

Un chequeo similar de tu salud financiera debes realizarlo por lo menos una vez al año. Pero, en lugar de analizar tus niveles de colesterol bueno y malo, deberás analizar tus deudas buenas y malas. Y, en lugar de chequear tus reflejos, tendrás que analizar tus ahorros y tu habilidad para responder ante una emergencia financiera.

Muchas cosas pueden pasar en un año, por lo que realizar un diagnóstico de cómo termina tu salud financiera en este año es muy importante. Algunas preguntas que pueden ayudar a diagnosticar tu salud financiera son:

  • ¿Ha crecido tu patrimonio este año?

Tu patrimonio es el mejor barómetro para medir tu salud financiera, ya que te permitirá detectar si podrías tener un problema financiera en el largo plazo. Para realizar el cálculo de tu patrimonio, debes restar lo que debes (tus deudas) de lo que tu posees (tus activos). Entonces, aunque tus activos no hayan crecido, tu patrimonio mejorará si estás pagando y librándote de las deudas. Si analizas tu patrimonio, te podrás dar cuenta si estás ahorrando, gastando lo necesario y si podrás alcanzar tus objetivos financieros.

Una disminución en tu patrimonio no siempre es algo malo, pero debes comprender por qué ha disminuido. ¿Han disminuido tus activos porque estás gastando más de lo que ganas, o porque adquiriste una deuda para tu educación o para comenzar un negocio?

  • ¿Cómo están tus indicadores?

Te recomendamos que analices cómo están algunos números o indicadores de tus finanzas: analiza tu indicador de deuda sobre ingreso, tu porcentaje de ahorro y tu fondo para emergencias.

Estos números te darán una imagen clara y de largo plazo de qué está pasando con tus finanzas y si debes realizar cambios para mejorar. Por ejemplo, una persona joven no debería dedicar más del 40% de tu ingreso mensual al pago de deudas, y este porcentaje debería llegar a cero si eres una persona en edad de retiro. Por otro lado, deberías aspirar ahorrar por lo menos el 10% de tus ingresos, pero, si eres una persona preparándose para el retiro este porcentaje debería subir al 20-25%. Finalmente, tu fondo para emergencias debería tener al menos tres meses de tu salario, y si eres una persona en edad de retiro, por lo menos debería tener un año de tus ingresos mensuales.

  • ¿Estás gastando más de lo que ganas?

Llevar un registro de gastos es la mejor forma de rastrear tus gastos. El mayor problema en las finanzas personales de la gente es que no llegan a organizar ni consolidar su información financiera en una manera fácil que te permita conocer exactamente cuál es tu situación. Pon en práctica llevar un listado detallado de todos los gastos que haces, y analiza en tu hogar qué puedes recortar, eliminar o postergar.

  • ¿Qué ha cambiado en tu vida en el último año?

Grandes eventos en tu vida pueden modificar cualquier estrategia financiera que hayas tenido. Si te casaste, tuviste un hijo, o compraste tu casa, seguramente requirió que tomes decisiones financieras.

Debes preguntarte, ¿qué cambió en tu vida que pudo cambiar tu planificación financiera? Haz los ajustes necesarios para adaptarte a tu nueva realidad.

  • ¿Te sientes feliz con tus finanzas?

La planificación financiera, no es solo sobre el dinero, es encontrar la mejor manera de lograr lo que quieres en tu vida, así sea pasar tu tiempo en familia, o irte de viaje. Por lo que hacer un chequeo de tus finanzas te ayudará a darte cuenta si te sientes bien con tu salud financiera.  Recomendamos preguntarte si te sientes feliz o mejor con tus finanzas este año en comparación al anterior. Si no es así, analiza qué te puede hacer sentir mejor el próximo año, como ahorrar más, pagar tus deudas, cambiarte de trabajo, etc. Lo importante es encontrar un equilibrio entre tus finanzas y tu vida personal.

 

Adaptado de: http://www.nytimes.com/2010/03/25/your-money/financial-planners/25CHECK.html

General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *