¿Qué es más importante pagar deudas o ahorrar?

¿Qué es más importante pagar deudas o ahorrar?

Ahorro Crédito

En este artículo te vamos a responder esta pregunta que muchas veces causa polémica entre los expertos en finanzas personales, ¿si tengo deudas debo ahorrar?

La tentación es responder rápidamente y decir que hay que pagar primero las deudas porque si se calcula lo que te rinde un instrumento de ahorro: cuenta de ahorros (1-2%), ahorro programado (3-6%) o una póliza de acumulación (3-5%), frente a un crédito de consumo de cuotas (15-30%) o tarjeta de crédito (16.30%); por lógica matemática vas a decidir dar prioridad al pago primero de tus deudas. Sin embargo, aquí viene otra pregunta: ¿Qué sucede si se presenta un imprevisto como una enfermedad, un accidente o un robo y no tienes dinero ahorrado para afrontarlo? La respuesta es simple, ¡MÁS DEUDA!

Otro caso que debes considerar es que todos los seres humanos trabajamos o al menos deberíamos trabajar con metas financiera razonables o aspiraciones como por ejemplo avanzar con tus estudios (maestría), comprar o cambiar el vehículo, ahorrar para la entrada de una casa o departamento, tener un hijo/a (porque en la realidad cuesta mucho dinero mantener un hijo entre alimentación, vestimenta, salud, educación, etc.), irte de vacaciones, etc. Llegar a cumplir estas metas financieras requiere de planificación y ahorro.

La satisfacción personal y familiar se cumple cuando vemos las cosas de forma integral, en el caso del manejo del dinero no es la excepción, lo recomendable es ser preventivo y no reactivo. Es decir, debes evitar sobreendeudarte, pero si ya lo estás, debes pagar las deudas, modificar tu estilo de vida y generar un excedente que te ayude a ahorrar y pagar más rápidamente tus deudas.

Otro frase que se escucha comúnmente es: ¡La deuda es un ahorro a la inversa! Tal vez consideras que “si no te endeudas no haces nada”. Toma como ejemplo que quieres comprar un celular que al contado cuesta $600, entonces buscas el proveedor y te dice que lo puedes adquirir en “cuotas” de $60 a doce meses, entonces tú reaccionas y a pesar de que no tienes los $600 para comprar al contado, pero necesitas el celular, decides pagar $60 mensuales, sin analizar que pagarás un 20% más por sacarlo a crédito. El inconveniente se da porque no estás dispuesto a esperar por el celular tanto tiempo, entonces encuentras la facilidad de endeudarte una y otra vez pagando innecesariamente intereses en vez ahorrar para conseguir tu meta.

Otro factor importante a considerar en este tema es qué vas a hacer cuando termines de pagar las cuotas, de seguro te sucederá lo mismo que a muchos, mientras pagabas mensualmente las cuotas tenías identificado que no disponías de ese monto al mes pues se iba a pagar el crédito. Sin embargo, cuando terminas de pagarlo no sabes qué hacer con este excedente, utilízalo para ahorrar y de esta forma podrás planificar el ahorro necesario para alcanzar tus nuevas metas.

Toma las decisiones financieras acertadas y que se ajusten a tu situación financiera. El crédito es una herramienta que te permite lograr objetivos, pero no te excedas más allá de tus límites. En tu presupuesto mensual debe haber espacio para ahorrar y para cubrir tus obligaciones financieras también.

Utiliza el crédito a tu favor y no en tu contra

Utiliza el crédito a tu favor y no en tu contra

Crédito

El crédito es una herramienta que te puede ayudar o te puede perjudicar. Todo depende de si sabes utilizarlo correctamente o no.

Es como cualquier otra herramienta. Piensa en un martillo: si lo usas bien, puedes construir o colgar cosas en la casa, incluso repararlas. Si lo usas mal, puedes lastimarte seriamente algún dedo o te puede suceder algo incluso más peligroso.

El crédito tiene dos características importantes:

  • Debes pagar intereses por el dinero que te están prestando. Consulta con tu entidad financiera cuánto deberás pagar en intereses por el tipo de crédito que estás solicitando.
  • Compromete tu flujo de efectivo futuro, porque tienes que hacer pagos a ese crédito. De tu ingreso futuro, tienes que tomar una parte para hacer esos pagos, por lo que cuentas con menos dinero para otras cosas, como ahorrar.

Mucha gente se endeuda porque considera que su ingreso mensual no le alcanza para cubrir todos sus gastos. El problema es que las deudas no son la solución, al contrario lo hacen más grande. Imagínate si desde el principio gastas todo su sueldo, ¿cómo vas a pagar el préstamo? Si haces un hábito comprar a crédito, tus deudas crecerán y pueden llegar a estar fuera de tu control pues no tendrás cómo pagarlas.

Adicionalmente, si usas al crédito en tu contra tu patrimonio se puede ver afectado. Tu patrimonio es el dinero que tienes (ya sea en la mano, en el banco o en bienes valiosos como obras de arte, joyas o el valor de tu casa, que podrías vender, en caso de ser necesario), menos lo que debes (al banco o a otras personas).

En el caso de que comiences a hacer de las compras a crédito un hábito, tus deudas se incrementarán tanto que tu patrimonio se puede ver afectado.  Ten precaución de que tus deudas no estén fuera de tu control, se recomienda que el pago por tus deudas no deben exceder el 40% de tus ingresos mensuales.

Por el contrario, si no tuvieras deudas, o si tus deudas están dentro de tu control,  podrías comenzar a hacer del ahorro un hábito o a invertir tu dinero en bienes, lo que te ayudará a incrementar tu patrimonio.

No olvides que un adecuado manejo de tus gastos es muy importante para esto es recomendable llevar un registro diario de gastos. Analiza tu situación financiera a detalle, mira si tus deudas son manejables o si están fuera de control, y haz del ahorro un hábito para alcanzar tus metas financieras.

 

Mitos en el uso de las tarjetas de crédito

Mitos en el uso de las tarjetas de crédito

Crédito

El acceso a un producto financiero implica una gran responsabilidad, lo que incluye informarnos sobre las condiciones y restricciones para un correcto uso.

Existen varios mitos en el uso de las tarjetas de crédito y muchas veces estos mitos son los que hacen que termines sobre endeudado, debido a que desconoces cómo usar correctamente la tarjeta. Para que esto no te pase, a continuación te vamos a comentar los mitos más comunes que han sido desmentidos:

• No tengo información para manejar bien la tarjeta. No olvides que la institución financiera cuando te entrega la tarjeta de crédito, también te entrega un contrato con los detalles de cómo funciona, cuándo y cuánto te van a cobrar. Está en tus manos revisar la información adecuadamente y preguntar a los asesores en las instituciones financieras si tienes inquietudes sobre el uso.

• Voy a usarla sólo para emergencias. Este es el mito más común y de las frases que más se escucha. Con este pensamiento erróneo pasan dos cosas: difícilmente la terminas usando solo para emergencias, o si de hecho la usaste solo para eso, te terminaste dando cuenta que es la forma más cara de pagar por un imprevisto. Mejor ahorra y empieza tu fondo de emergencias.

• Voy a comprar sólo una cosa. Existen múltiples opciones para usar tu tarjeta de crédito, por ejemplo en el supermercado, gasolina, diversión o las salidas a comer: tienes que escoger una opción y solo para eso ocupas la tarjeta. Falso. La tarjeta la podemos usar para pagar todo, absolutamente todo lo que se te ocurra, siempre y cuando te la acepten en dichos lugares, lo importante es que, pagues el monto total consumido en la fecha que te corresponde y la utilices para los rubros que se encuentran en tu presupuesto.

• No tengo límites de compra. Tu salario tiene un límite y la tarjeta de crédito no lo aumenta automáticamente, la tarjeta de crédito también tiene un techo que se te especifica en el momento que te la dan (cupo). Consulta con tu institución financiera cuál es el cupo de tu tarjeta de crédito para que no te excedas.

• La tarjeta es mi oportunidad para conseguir un préstamo. Puedes tener una o varias tarjetas de crédito, sin embargo el record crediticio se basa en tus pagos puntuales de las mismas, al caer en mora, las instituciones financieras no te concederán ningún tipo de crédito. Adicionalmente, el factor clave es tu capacidad de pago.

Rompe paradigmas y comprueba los mitos financieros que te rodean.

Conoce los productos de crédito que ofrecen las instituciones financieras

Conoce los productos de crédito que ofrecen las instituciones financieras

Crédito

Autor: Nicolás Gavilanes

En el Ecuador existen distintas instituciones financieras que ofrecen créditos de según las necesidades de los clientes. El crédito puede representar una herramienta muy importante para alcanzar las metas y objetivos personales, sin embargo hay que considerar que el crédito puede ser un arma de doble filo y por esa razón es importante ser buenos administradores de las deudas.

Te explicaremos sobre los productos de crédito que existen en el mercado ecuatoriano.

productos crédito

El crédito de consumo es muchas veces solicitado para realizar la compra de bienes de uso frecuente o de consumo como por ejemplo: lavadora, refrigeradora, cocinas y otros bienes que en general no acumulan valor en el tiempo. Cuando solicitas un crédito de este tipo es importante que revises la tasa de interés impuesta por la entidad financiera pues esta no puede ser mayor que la tasa establecida por el Banco Central: 17,3%.

Es importante conocer tu capacidad de pago (Ingresos-gastos-ahorros) antes de solicitar el crédito, este punto es bastante importante pues así puedes tener la seguridad de que tus ingresos son suficientes para poder cubrir el monto del crédito.

 

El crédito hipotecario es un tipo de crédito que lo puedes solicitar si estás interesado en la compra de una vivienda o para la reparación, remodelación o mejoramiento de tu vivienda propia. Por lo general este tipo de crédito es de largo plazo, es decir entre 10 a 25 años, y tiene una tasa referencial establecida por el Banco Central de 10,88%.

Para acceder a un crédito hipotecario existen dos alternativas el sector público o el privado. Las instituciones financieras en estas dos ramas del mercado ecuatoriano pueden ofrecerte diferentes opciones de crédito para tu vivienda, con diferentes opciones de entrada, tasa de interés y plazo. Adicionalmente, en este tipo de créditos la vivienda sirve de garantía en el caso de que no puedas cumplir con los pagos.

 

El crédito vehicular como su nombre lo describe, es específicamente para la compra de autos nuevos o usados. Por lo general las instituciones financieras cuentan con una política de recibir un valor de entrada representativo al 25% o 30% del valor del vehículo. Tendrás que comprar un seguro vehicular y en algunos casos contratar el servicio de rastreo satelital.

 

El microcrédito es un tipo de crédito muy utilizado para realizar emprendimientos en PYMES, es conveniente solicitarlo cuando el monto que requieres no sea mayor de $15.000 pues la tasa de interés en este tipo de créditos suele ser mayor. Algunas instituciones financieras te pueden solicitar una declaración de garantía por un porcentaje del crédito que recibes.

 

Es importante que para acceder a cualquier tipo de crédito tengas una perspectiva clara de tus finanzas por lo que es recomendable que realices un registro de tus ingresos y gastos y analizar muy bien si tus ingresos pueden cubrir el pago de cuotas de un crédito. Recuerda que un crédito es una gran oportunidad para alcanzar tus sueños y metas, lo importante es que lo sepas administrar de forma correcta.

 

Lo que buscan las instituciones financieras para otorgar un crédito

Lo que buscan las instituciones financieras para otorgar un crédito

Crédito

El primer paso para solicitar un crédito es prepararte para el proceso de crédito. Es importante entender lo que los acreedores buscan en tu solicitud de préstamo. Los principales factores que los acreedores toman en cuenta son:

  • Tu historial crediticio
  • El capital
  • El tipo de colateral o garantía que pones para garantizar el pago del crédito
  • Tu capacidad de pago

 

Historial crediticio– Se refiere a la manera en que has pagado tus cuentas o deudas en el pasado. Tu historial crediticio es un elemento que las instituciones financieras toman en cuenta para determinar tu disposición para pagar tus deudas.

Cuando decides solicitar un crédito, es aconsejable revisar tu historial crediticio ANTES de salir a averiguar sobre un crédito con una institución financiera.

Es importante ser sincero cuando el acreedor pregunte acerca de tu historial crediticio. Si has tenido problemas en pagar tus créditos en el pasado es recomendable  mencionarlos de forma frontal con el acreedor. Mientras más transparente seas, mejor. Si tu historial crediticio no satisface los requisitos de la entidad financiera para otorgarte un préstamo, probablemente tendrás que mejorar tu record tus pagos antes de solicitar un crédito.

Capital – El capital se refiere a los recursos económicos. A las instituciones les interesa saber qué recursos económicos tienes disponible para pagar tu crédito. Las instituciones también evaluarán si cuentas con suficientes fondos para cubrir los costos adicionales del crédito.

Colateral o garantía – El colateral es un bien o propiedad que garantiza el pago de un préstamo. Si dejas de hacer tus pagos mensuales, podrías perder el bien que está como colateral.

Capacidad crediticia – Es tu capacidad para pagar el préstamo. Tu profesión, historial de trabajo, salario y el tiempo que llevas en tu trabajo actual son factores que se toman en cuenta para determinar tu capacidad de pago. Tus gastos mensuales y el monto de tus deudas actuales también son importantes. Otros factores a considerar son: por cuánto tiempo tendrás que seguir pagando tus deudas, cuántos dependientes tienes y si pagas una pensión alimenticia o manutención de niños, y la suma de cualquier otra obligación económica.

Los acreedores también revisarán tu relación deuda-ingresos al evaluar tu solicitud de préstamo. Este es un porcentaje que se usa para determinar cuánto dinero puedes pedir prestado.

Entre más deudas tengas actualmente, menor será tu capacidad de pago para un crédito de. En algunas circunstancias, tendrás que pagar algunas de tus deudas antes de que seas elegible para un crédito.

 

Caras vemos, deudas no sabemos

Caras vemos, deudas no sabemos

Crédito

El crédito es parte del manejo de nuestras finanzas, muchas de las decisiones financieras que tomamos en nuestra vida dependen de obtener un crédito. Pero, ¿de qué depende que sea bueno  o  malo? Que el crédito sea bueno o malo, depende de su uso, muchas de nuestras decisiones mes a mes se fundamentan en él y está en nuestras manos si lo manejamos de forma correcta o no.

Lamentablemente, pocas familias conocen cuál es su capacidad de pago real o al menos cómo calcularla, para ello te recomendamos aplicar la siguiente fórmula a ver qué resultados te da:

 INGRESOS – GASTOS – AHORROS =  TU CAPACIDAD DE PAGO

 Si al realizar este análisis, te das cuenta que tus gastos son mayores que tus ingresos, puede que estés sobreendeudado. Para saber si esta es tu situación, identifica cuáles son algunas de las señales de sobreendeudamiento:

  • No sabes exactamente cuánto dinero debes.
  • No puedes ahorrar el 10% de tus ingresos mensuales debido al excesivo pago de deudas.
  • Pagas el mínimo de tus consumos mensuales en la tarjeta de crédito.
  • Pides crédito para pagar otro crédito.
  • Al no tener acceso a más crédito pides “ayuda” a otros para que lo soliciten por ti.
  • No tienes un fondo de emergencias para imprevistos.
  • Recibes notificaciones o llamadas por pagos atrasados.

Adicionalmente, te recomendamos realizar este sencillo ejercicio para saber si estás sobreendeudado:

  • Suma todas tus deudas (créditos hipotecario, del vehículo, tarjetas de crédito, personales, comerciales) y divídelas para el total de ingresos, el resultado que obtienes es un porcentaje, si este excede al 40% estás sobreendeudado. Por ejemplo:

Total de deudas: $500

Total de ingresos: $1000

Cálculo: 500/100= 0,50 que representa el 50% de tus ingresos, es decir estás sobreendeudado.

Para un buen manejo del crédito, se debe tomar en cuenta que el 40% de endeudamiento es el máximo recomendado para el hogar.

Lamentablemente en la actualidad un alto porcentaje de familias ecuatorianas sobrepasan el 40% de endeudamiento y en su mayoría es crédito de consumo. Por lo tanto, sus ingresos se enfocan principalmente en cubrir los pagos de las deudas.

Una vez realizado este análisis para saber si estás sobreendeudado, te damos algunas sugerencias para enfrentar mejor tus decisiones de crédito en el año que viene:

  • Toma control de tus finanzas: lleva un registro diario de gastos y crea un presupuesto anual de gastos de acuerdo a tu realidad financiera.
  • En lo posible evita tomar más crédito hasta eliminar las deudas actuales.
  • Haz un inventario de tus bienes incluyendo los de uso personal, esto evitará compras innecesarias.
  • Practica la paciencia, sacrifícate los próximos doce meses y crea el hábito del ahorro.
  • Utiliza tu tarjeta de crédito sólo para gastos que se encuentran en tu presupuesto.
  • Si necesitas un nuevo crédito, que sea la excepción, evalúa su uso y tu capacidad de pago.

Evalúa tu situación crediticia en el año que pasó, y aprende de tus errores para que el próximo tomes decisiones informadas y puedas usar el crédito a tu favor. Conoce tu realidad financiera, el crédito es una excelente herramienta para conseguir tus metas, está en tus manos darle el mejor uso posible.

 

 

 

¿Te conviene usar la tarjeta de crédito en época de fiestas?

¿Te conviene usar la tarjeta de crédito en época de fiestas?

Crédito

Autor: Nicolás Gavilanes

El uso de crédito en época de fiestas es muy común en el mercado ecuatoriano, pero existen varios puntos por analizar para saber si te conviene hacerlo. Debes recordar que en el último periodo del año se recibe uno de los beneficios sociales, que es el décimo tercer sueldo. Esto representa un ingreso extra a tu bolsillo; sin embargo esto no significa que lo tienes todo cubierto, por lo que utilizar crédito o una tarjeta de crédito puede ser una opción.

A continuación te damos un listado de pros y contras para usar tarjetas de crédito en estas fiestas.

Pros de usar  tarjeta de crédito

  • El usar una tarjeta de crédito en tus consumos puede resultar beneficioso en el momento de pago ya que algunas tarjetas te ofrecen la acumulación de millas por tus consumos.
  • Al realizar tus pagos con tarjeta de crédito puedes diferir tus pagos y comenzar a pagarlos a fin de mes. Es recomendable que aproveches las ofertas de pagos sin intereses que te ofrecen en tus compras. Sin embargo, ten cuidado sobre cómo difieres, si eliges el pago en cuotas, es aconsejable diferir los pagos de acuerdo a la duración del bien. Por ejemplo:
    • Alimentos: dura poco = pago corriente
    • Ropa: duran más = diferido a corto plazo
    • Muebles: duran más tiempo = diferido a mediano o largo plazo
  • Las alianzas con marcas puede también ser muy beneficioso para ti. Algunas marcas en esta época del año suelen aliarse con empresas que emiten tarjetas de crédito para ofrecer mayores beneficios en el consumo.

 Contras de usar tarjeta de crédito

  • Corres el peligro de no poder controlar tus gastos. Esta es una de las principales desventajas de tener una tarjeta de crédito. Al tener el acceso a comprar con facilidad, con el sinfín de promociones y descuentos, se te puede olvidar tu capacidad de pago y puedes gastar desmesuradamente.
  • Al usar tu tarjeta de crédito para efectuar tus pagos en las festividades, algunas tiendas te cobran una comisión que puede representar un gasto más en tus consumos.

 En resumen, usar tu tarjeta de crédito para realizar tus compras navideñas o de fin de año es una opción.  Sin embargo, ten en cuenta que esta es una forma flexible de pago y que debes disponer de dinero para pagar en el tiempo acordado según tu consumo. Si pagas de forma puntual puede ser muy beneficioso para ti ya que mejora tu historial crediticio a futuro. No pongas en riesgo tus finanzas por un mal uso de la tarjeta de crédito.

Los riesgos de acudir a prestamistas informales

Los riesgos de acudir a prestamistas informales

Crédito

La modalidad de solicitar préstamos a prestamistas informales o “chulqueros” es muy usada en el país por personas que necesitan dinero de forma urgente y deciden no acudir a una institución financiera por todos los requisitos que pueden dificultar el acceso al crédito. Existen circunstancias en las que por cubrir una necesidad urgente e inmediata, las personas no cuentan con el dinero necesario y evitan trámites en entidades financieras, por lo que buscan la forma de obtener ese dinero fácil a través de prestamistas informales.  Quienes practican este tipo de crédito lo hacen en forma directa o a través de intermediarios, casi siempre con la contraentrega de letras, pagarés, escrituras, cheques posfechados, prendas y bienes para garantizar el pago del capital e intereses

Los principales riesgos de sacar este tipo de créditos son los siguientes:

  • La mayoría de personas que acuden a obtener el dinero con prestamistas informales, desconocen lo que significa tener un préstamo con estas personas, y los altos intereses que deberán pagar mes a mes, que generalmente, pueden ser superiores al 10% mensual o incluso llegan al 5% diario. Es decir, si por ejemplo, una persona pide un crédito de $10.000, con una tasa del 20%, al mes ya debe pagar $12.000 y, al año, puede estar pagando más de $24.000 en intereses.
  • Obtener un préstamo informal puede ser muy fácil, lo complicado es poder salir de esta situación. Se debe tener una especial precaución con estos sistemas de crédito pues muchos tienen métodos no tradicionales de cobranza y pueden terminar siendo una situación en la que siempre habrá alguna dificultad para salir. Muchas veces, estos prestamistas buscan la forma en la que no se puede salir rápidamente y siempre quedan endeudados de alguna u otra manera, sea porque extienden el plazo de pago o porque facilitan más dinero.
  • Si las personas no pueden pagar lo que deben, la situación se puede complicar aún más pues los prestamistas tienden a acudir a chantajes si no les pagan, o hasta han existido casos de redes de delincuencia que usan métodos poco ortodoxos en el cobro del dinero.
  • Es un negocio rentable para los prestamistas informales, por lo que tienden a abusar de la ingenuidad y circunstancias de las personas que los contactan, haciendo difícil que las personas se libren de la deuda.

Cuando las personas se han involucrado con prestamistas informales, la salida más fácil es hacer el pago lo más pronto posible. Sin embargo, la principal recomendación es no acudir a este tipo de prestamistas. Para una mejor experiencia, es recomendable acudir a una institución financiera donde las personas pueden escoger el crédito que mejor se ajuste a su circunstancia y necesidades, y con mejores tasas de interés.  Adicionalmente, se aseguran un contrato legal en donde la entidad financiera se compromete a prestar el dinero bajo ciertas condiciones y tienen regulado el esquema de los pagos.

 

Fuente: http://www.finanzaspersonales.com.co/credito/articulo/los-riesgos-pedir-dinero-gota-gota/56504

¿Deudas fuera de control? Considera la consolidación de deudas

¿Deudas fuera de control? Considera la consolidación de deudas

Crédito

Si estás sobreendeudado y ya no sabes cómo manejar todas tus deudas, consolidar tus deudas puede ser una opción para que puedas retomar el control. La consolidación de deudas es un proceso beneficioso para solucionar deudas numerosas, pues tus deudas se consolidan en una sola cantidad, y vas pagando las cuotas mediante un sólo pago cada mes.

Si has hecho varios intentos para disminuir tus múltiples deudas, pero no han resultado, puedes acudir a una institución especializada en la consolidación de deudas. Sin embargo, antes de tomar esta decisión será importante que conozcas las ventajas y desventajas de la consolidación de deudas. A continuación te las presentamos:

Ventajas

  • Reduces tus gastos mensuales. Al consolidar todas tus deudas en un solo pago, la cuota mensual de esta nueva deuda será menor que la suma de todos los pagos mensuales de tus deudas antiguas.
  • Administras sólo una deuda y no varias. Enfocar tu esfuerzo en pagar una sola deuda en vez de varias tiene un impacto psicológico importante. Manejar una sola deuda resulta menos abrumador.
  • La deuda se hace más manejable de llevar, al reducirse los intereses que pagas actualmente por tus préstamos y tarjetas, y al consolidar los pagos a solo uno.

Desventajas

  • Alargas el plazo. Al unir todas tus deudas en una sola y bajar la cuota mensual, generalmente se alarga el plazo, o el tiempo para pagar la deuda. Es importante pensar en tus planes para el futuro antes de consolidar tus deudas – ¿es realista pensar en seguir pagando la deuda en el mediano o largo plazo?
  • Podrías terminar pagando una tasa de interés más alta. En ciertas ocasiones, unir todas tus deudas en una sola puede resultar en una tasa de interés más alta. Por eso es importante indagar cuál será tu nueva tasa de interés con un crédito consolidado. De esta manera, puedes calcular cuánto dinero pagarías en intereses con la nueva tasa y cuánto pagarás en intereses con las tasas actuales de tus deudas existentes, antes de tomar una decisión.
  • Podrías pagar más debido a cargos por el servicio de la consolidación que cobran las empresas. Es importante que elijas una buena compañía de consolidación de deudas, y verifiques su legitimidad y trayectoria.
  • Debes estar al día en tus pagos mensuales. Si te has atrasado en algunas de tus deudas puede ser difícil que estas deudas puedan ser consolidadas. Por lo tanto es muy importante saber qué deudas puedes consolidar y cuáles no, pues éstas tendrás que seguir pagándolas independientemente.

Compara varias opciones antes de comprometerte a un crédito consolidado. Puede ser una salvación para tus problemas de sobreendeudamiento, pero ten cuidado que podrías crear un nuevo problema. Esto todo depende de los términos y condiciones del crédito y de tu nivel de compromiso y responsabilidad en bajar tu nivel de endeudamiento.

Conoce sobre la Central de Riesgos

Conoce sobre la Central de Riesgos

Crédito Sistema Financiero

La Central de Riesgos es el registro de información sobre todos los préstamos o créditos que una persona ha contratado con una institución financiera regulada y controlada por la Superintendencia de Bancos del Ecuador o la Superintendencia de la Economía Popular y Solidaria. Es decir, si se tiene un crédito con una institución (entidades bancarias, sociedades financieras, tarjetas de crédito, mutualistas, cooperativas o un banco extranjero), la persona es parte de la central de riesgos. También se registra como información adicional a la Central de Riesgos, los créditos adquiridos a través de entidades financieras no controladas ni reguladas por la Superintendencia de Bancos y Seguros (cooperativas reguladas por el Ministerios de Bienestar Social) y entidades del sector real o comercial cuya información es solicitada directamente por los burós de información crediticia, y corresponde únicamente a obligaciones que se mantiene como deudores.

Esta información es administrada por la Superintendencia de Bancos del Ecuador (SB) y la Superintendencia de Economía Popular y  Solidaria (SEPS).

Objetivos

Uno de los objetivos de la Central de Riesgos es proteger el dinero depositado en las entidades controladas por las SB y SEPS. Adicionalmente, otro de los objetivos es garantizar el retorno de los valores prestados, para minimizar el riesgo a quien se ha prestado, mientras más conozco al deudor menor riesgo de que no cumpla con su obligación. Con los datos que presenta la Central de Riesgos, se puede establecer en el análisis de una persona que solicita un préstamo o tarjeta de crédito, tanto en las entidades financieras como en las casas comerciales, que esa persona tenga un buen historial crediticio como cumplidor de sus obligaciones, o lo contrario.

Calificaciones

Cada persona que se encuentra en la Central de Riesgos recibe una calificación de acuerdo al comportamiento de pago que ha tenido con sus obligaciones. Las calificaciones pueden ser:

A: aquella persona que cuenta con suficientes ingresos para pagar el capital e intereses y lo hace puntualmente. Si es un crédito comercial, el pago de la cuota no puede pasar de 30 días y si es de consumo, no más de cinco días.

B: clientes que todavía demuestran que pueden atender sus obligaciones pero que no lo hacen a su debido tiempo. En los créditos comerciales son los que se tardan hasta tres meses en pagar sus obligaciones.

C: personas con ingresos deficientes para cubrir el pago del capital y sus intereses en las condiciones pactadas.

D: igual que las personas que tienen calificación C, pero donde se tiene que ejercer la acción legal para su cobro y, generalmente renegocian el préstamo bajo otras condiciones.

E: es la última calificación. Aquí están las personas que se declaran insolventes o en quiebra y no tienen medios para cancelar su deuda. En los créditos comerciales, la morosidad es superior a los nueve meses y en los de consumo, por encima de los 120 días.

El historial crediticio de las personas no debe presentarse con información más allá de tres años, cuando la obligación se cancela, desaparece de la información a la fecha. Sin embargo, la generación o historial de dicha operación deba presentarse tres años atrás a la fecha de corte del último reporte.

Si se cumple con los pagos la calificación se deteriorará y se disminuirán las opciones para sacar nuevos créditos al futuro.

Entrega de información crediticia

Después de ingresar la información en la Central de Riesgos, la SB y SEPS entregan la información a entidades legalmente autorizadas y controladas: los Burós de Información Crediticia. Estas entidades entregan los datos de la Central de Riesgos al sistema financiero, al sector real de la economía y a los titulares.

¿Cómo se utiliza la información de tu historial de crédito?

El reporte de crédito, es una fuente de información que las instituciones financieras y casas comerciales utilizan en sus procesos de evaluación crediticia. La información de cómo una persona ha pagado los créditos es una variable que ayuda a predecir qué tan probable serán los  pagos de futuros créditos. Entonces, si históricamente una persona ha pagado a tiempo sus créditos, la probabilidad de que pague a tiempo en el futuro es mayor.

El reporte de crédito es el reflejo del historial crediticio. Es una carta de presentación que ayuda a solicitar un crédito y conseguir mejores condiciones financieras.

Para mayor información sobre la central de riesgos: