Ganas y gastas, ganas y gastas: evita perder el control de tus finanzas

Ganas y gastas, ganas y gastas: evita perder el control de tus finanzas

General Planificación y Presupuesto

Autora: Lourdes Hernández

En lo que respecta al dinero:

  • Ganas muy poco
  • Gastas mucho

¿Es tu caso?

O peor que eso: ¿no tienes idea de cuánto ganas y cuánto gastas?

En tres pasos te damos la solución a tu problema:

  1. Escribe en un cuaderno o libreta todo lo que recibes de ingresos: salario, ventas, arriendos, inversiones, otros. Y todos tus gastos desde los más pequeños a los más grandes. Esta práctica hazla tuya por siete días seguidos hasta tener claro tu presupuesto.
  2. Resta tus gastos de lo que ingresas. Si la cifra es negativa, estás gastando demasiado.
  3. Si la cifra es negativa -o si es positiva-, analiza dónde puedes reducir o eliminar cada compra, pago o gasto que haces. “Gano y gasto” es la actitud que te impide cumplir tus metas. Si quieres cumplirlos, es mejor que vivas con austeridad.
  4. Todo lo que ahorras ¡debe ir al ahorro!

Esta forma de presupuestar es positiva, no restrictiva sino alternativa. Ahora ya sabes cuánto ganas y cuánto gastas.

Si quieres viajar o comprar una bicicleta, empieza por ahorrar para esa meta concreta. Haces así:

– gasto $100 en peluquería cada mes. Me peino yo misma y ahorro $50. Pongo ese dinero en una cuenta de ahorros.

– gasto $52 en gasolina al mes. Camino o soy eficiente en el uso del auto y ahorro $25. Va a mis ahorros.

¡Ya tengo $75 al mes para cumplir mi meta de viajar!

 

Fuente: Tiffany Aliche – @thebudgetnista.com

Gastos fijos que puedes cambiar o ajustar

Gastos fijos que puedes cambiar o ajustar

General Planificación y Presupuesto

Autora: Lourdes Hernández

En épocas de incertidumbre es bueno revisar los gastos fijos y los gastos variables. Claro, es mucho más fácil reducir las salidas a comer fuera de casa, pero es posible también recortar en gastos de vivienda, educación, servicios básicos y otros gastos que parecen inamovibles.

Aquí algunas sugerencias:

  • Revisa el seguro de tu auto, puedes ver mejores ofertas. O bien, aumenta el deducible lo cual va a reducir la cuota mensual.
  • Averigua si puedes obtener un descuento en la compañía de mantenimiento de tu vehículo.
  • Ahorra gasolina y costos de limpieza bajando tu circulación y limpiándolo tú mismo al menos una vez al mes.
  • ¿No tienes casa propia? Revisa el alquiler de tu vivienda y si no logras una reducción, busca un nuevo apartamento o casa. Puedes ahorrar mucho.
  • Consolida tus deudas. A veces es mejor refinanciar todo en un sólo préstamo que tener varios.
  • ¿Has pensado en encender las luces de la casa una hora más tarde que lo normal? ¿Y reducir a 2 minutos el baño diario? También enjabonar los platos con la llave cerrada ahorra mucha agua y el jabón actúa y desinfecta.
  • Evita el uso de papel y de la impresora. Haz todo de manera digital.
  • ¿Cuentas con una persona que te ayuda en el hogar, en el jardín, en el mantenimiento de tu vivienda? Considera la posibilidad de negociar menos días de trabajo a la semana o al mes.
  • Considera el reto de no comprar ropa o calzado por un año. La vestimenta es el rubro que menos se requiere renovar.
  • ¿Qué alimentos son más costosos? Si comparas precios notarás que son los menos nutritivos e innecesarios.
  • Puedes considerar un cambio de escuela o colegio de tus hijos, y un aplazamiento en los cursos de grado y posgrado.

En cada aspecto de tu vida has la prueba, dale un giro de 180 grados para encontrar la forma de reducir su costo. El bienestar muchas veces llega cuando te incomodas.

Consejos para mejorar la administración de tu presupuesto en alimentación

Consejos para mejorar la administración de tu presupuesto en alimentación

General Planificación y Presupuesto

Desde el comienzo de la pandemia, muchos consumidores han tenido dificultades en sus visitas a mercados y supermercados – qué comprar, cuánto y cuándo. La buena noticia es que la oferta de productos no se redujo, aunque en ciertos casos se vio un incremento en precios.

Pero, muchas tiendas siguen funcionando con un horario limitado y los compradores siguen tratando de limitar sus viajes para mantener el distanciamiento social. Aquí hay algunos consejos para reducir el desperdicio de alimentos y mejorar la administración de tu presupuesto en alimentación.

  • Haz un inventario antes de ir al supermercado

Siempre revisa tu despensa antes de ir a la tienda – cuando no sabes qué productos ya tienes, puedes terminar comprando algunas cosas en exceso y no comprar lo que realmente necesitas.

La planificación de las comidas puede ayudarte a administrar tu inventario de alimentos y reducir el costoso desperdicio de alimentos.

  • Se creativo con lo que tienes

¿Cuántas veces has mirado fijamente a tu nevera o despensa pensando que no tienes nada que comer? Es probable que puedas exprimir más comida de los productos que ves delante de ti. Por ejemplo, aunque una caja de pasta casi vacía puede no ser suficiente para hacer un plato de pasta para su familia, todavía puede ser utilizada como relleno para varias recetas, como un salteado.

También puedes congelar las frutas y verduras que están a punto de estropearse si no se tiene suficiente para una comida. Si sigues haciendo esto, puedes añadir esos ingredientes congelados a casi cualquier plato que hagas, desde sopas y batidos hasta pastelitos y guisos.

  • Cocina con anticipación

Tener a mano algunos platos precocidos te ayudará a evitar ir a la tienda en los días en que no tienes suficiente en la nevera para una comida completa.

Cocina una olla grande de arroz o quinua y divide las porciones para congelarlas y hacer comidas rápidas más tarde.

Cuando cocines lasañas, o guisos, siempre haz dos para que puedas comer una ahora y congelar una para otra semana.

  • Comprar productos congelados

Si comprar productos frescos está causando más viajes a la tienda, considera los que son congelados.

Pero, si necesitas productos frescos, puedes pedir a domicilio cajas de productos agrícolas, lo cual es una ventaja para todos: harás menos compras en la tienda y apoyarás a un negocio local.

  • Pedir comida extra para llevar

Cuando hagas un pedido, siempre pide algo extra para obtener el máximo valor por los gastos de envío y servicio.

También puedes pedir una guarnición extra de arroz o verduras, y pedir aderezo extra o salsas para que puedas usarlas en tus platos caseros más tarde en la semana.

  • Se estratégico en cuanto a los servicios de entrega

Para reducir al mínimo los viajes a las tiendas, muchas personas han confiado en los servicios de entrega. Si haces esta ruta, asegúrate de planear con antelación para maximizar tu pedido, ya que pagarás las tarifas de entrega y las propinas.

Los servicios de entrega tienen un requisito mínimo para pedir, así que, si sólo necesitas unas pocas cosas, puedes sentirte presionado a añadir más para alcanzar ese umbral, incluso si no necesitas realmente esos artículos por el momento.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Qué opciones tienes si no puedes pagar tus cuentas

Qué opciones tienes si no puedes pagar tus cuentas

General Planificación y Presupuesto

Si una vez que hayas analizado tu presupuesto para estos próximos meses identificas que te encuentras en una situación financiera crítica y no podrás pagar tus cuentas, la buena noticia es que hay opciones. Contacta inmediatamente a tu institución financiera, emisor de tarjetas de crédito, o tu proveedor de servicios públicos para ver qué alternativas tienes. Otra ayuda, si la situación es muy crítica, es acudir a las ayudas gubernamentales de entrega de bonos. En definitiva, es necesario que tomes medidas para buscar ciertas formas de ayuda.

A continuación, te presentamos algunas opciones:

  • Vivienda: Las entidades financieras que ofrecen préstamos hipotecarios están dispuestas a trabajar con cada cliente, según su situación personal, para analizar opciones de refinanciamiento de estos préstamos. Si optas por la refinanciación toma en cuenta que las condiciones de tu crédito cambiarán, entre estas condiciones pueden estar el plazo, la cuota o la tasa de interés. Contáctate con tu institución financiera inmediatamente para conocer tus opciones.

En el caso de que arriendes una vivienda, y no puedas cubrir el pago del arriendo, te recomendamos te comuniques de inmediato con el propietario de la vivienda para llegar a un acuerdo sobre el pago del arriendo en los próximos meses.

  • Servicios públicos: Los proveedores de gas, electricidad y otros servicios públicos suelen tener programas de asistencia para los clientes que no pueden pagar en su totalidad. Contáctate con el proveedor de servicios públicos para identificar qué tipo de beneficios están ofreciendo. En varios casos se ha optado por detener el corte de los servicios públicos.

 

  • Deudas: Si tienes dificultades para pagar tu tarjeta de crédito, préstamo de auto u otra deuda, contáctate de inmediato con tu institución financiera. Las instituciones financieras están dispuestas a trabajar con cada cliente para analizar su situación e identificar opciones de refinanciamiento.

 

  • Presupuesto: Es hora de recortar cualquier gasto no esencial. Eso significa cancelar tu membresía del gimnasio y recortar los planes de teléfono o internet. Considera la posibilidad de trabajar más si puede para obtener ingresos, puedes poner en práctica alguna habilidad y vender a tus vecinos, familiares o amigos.

 

  • Ayuda del gobierno: Si tu situación financiera es insostenible, no cuentas con ingresos y por tanto, es imposible cubrir tus gastos, puedes optar por las ayudas que está ofreciendo el gobierno. Infórmate con la institución pública encargada de la entrega de estos beneficios para que conozcas cómo puedes tener acceso a los mismos.

Fuente: Northwestern Mutual

Formas rápidas de recortar gastos en tu presupuesto

Formas rápidas de recortar gastos en tu presupuesto

Crédito Planificación y Presupuesto

Si tus ingresos se han visto afectados por el coronavirus y te preocupa lo que pueda pasar en los próximos meses, es muy probable que estés buscando formas rápidas de recortar gastos de tu presupuesto.

A continuación, te damos algunas formas en las que podrías recortar de inmediato gastos para liberar dinero.

• Membresías de gimnasios: Con los gimnasios de todo el país obligados a cerrar sus puertas, muchos ya han decidido suspender las cuotas mensuales de membresía por el momento. Ponte en contacto con tu gimnasio y mira si puedes poner esos pagos en espera. Hay muchos entrenamientos gratuitos a los que puedes acceder en línea a través de video o transmisiones en vivo.

• Servicios de suscripción: No estamos sugiriendo que cortes tu suscripción a Netflix que te ha estado ayudando a pasar la cuarentena en casa. Pero es posible que este cambio de circunstancias signifique que estás pagando por servicios que no necesitas en este momento. Haz una auditoría de tus suscripciones digitales: después de todo, muchos gastamos más en suscripciones digitales de lo que pensamos. Conserva las que te gustan y que te ayudan a superar tu situación actual; elimina las que no añaden ningún valor en este momento.

• Transporte: Tu actual viaje de ida y vuelta probablemente consista en caminar desde tu dormitorio hasta tu oficina en casa (y pasar por la cocina). Así que, si pagas por gastos relacionados con el transporte, como un estacionamiento mensual, mira si puedes pausar los pagos (aunque comprueba la política de tu garaje para ver si perderías la plaza).
Si estás acostumbrado a conducir todos los días, recuerda que probablemente también estés pagando mucho menos por la gasolina, por lo que ese es un dinero que ya estás liberando para otras cosas esenciales o para poner en tu fondo de emergencia.

• Cuotas de las tarjetas de crédito u otras obligaciones financieras: Si actualmente tiene deudas de tarjetas de crédito u otras obligaciones financieras que no podrás cubrir, no dudes en llamar a tu institución financiera para identificar de qué forma puedes refinanciar tu deuda o acogerte al diferimiento extraordinario de obligaciones.

• Pagos adicionales a la deuda: Si tu situación te permite, aún podrás trabajar para alcanzar cualquier meta de pago de deudas que tengas ahora mismo. Pero si has estado pagando la deuda agresivamente y sientes el peso de estos pagos, considera la posibilidad de reducir temporalmente la cantidad adicional que estás destinando a tu deuda o simplemente cubre lo que puedas, así sean los pagos mínimos por unos meses.

• Costos de energía: Pasar más tiempo trabajando desde casa significa un mayor consumo de electricidad, y cuanto más grande sea tu familia, mayor será el impacto en tu factura de energía. Si tienes muchos aparatos que usan energía, aparatos que siguen consumiendo energía incluso cuando están “apagados”, considera la posibilidad de desenchufarlos cuando no están en uso o enchufarlos de vez en cuando para ahorrar energía. Entre estos aparatos se encuentran los equipos de sonido, reproductores de DVD, las consolas de videojuegos, las computadoras portátiles, las cafeteras, básicamente cualquier cosa que permanezca en modo de espera o que se pueda encender con un control remoto. Identifica qué beneficios ofrece la empresa de electricidad de tu cuidad para ayudarte con los pagos de las facturas durante estas épocas.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Consejos para manejar la incertidumbre financiera

Consejos para manejar la incertidumbre financiera

General Planificación y Presupuesto

Autora: Michelle Guerrero

El nuevo coronavirus nos está afectando a casi todos de alguna manera. A medida que el distanciamiento social se hace realidad, también debemos prestar atención al efecto que podría tener en nuestra salud financiera.

 

Los médicos creen que las medidas agresivas de distanciamiento social pueden ayudar a retrasar la propagación del virus para que podamos volver a la normalidad cuanto antes. Mientras te concentras en tomar medidas para proteger tu salud, aquí hay cinco consejos para superar la incertidumbre financiera.

 

  1. Revisa tu presupuesto

Algunos de nosotros llevaremos nuestras laptops a casa y continuaremos trabajando. Pero si eres un trabajador por hora, contratista o dueño de un negocio, los efectos financieros pueden ser más pronunciados.

Independientemente de si gastas menos, es probable que tu presupuesto cambie en las próximas semanas. Ahora es un buen momento para prestar más atención a tu flujo de caja y ajustar sobre la marcha.

Si te encuentras en una situación en la que ganas menos, puede haber situaciones en donde puedes recortar tu presupuesto. Naturalmente, esto incluirá gastar menos en las salidas. Pero si aún necesitas efectivo adicional, observa cualquier gasto que puedas recortar temporalmente. Además, también podrías considerar diferir otros tipos de gastos, como cualquier dinero extra destinado a pagar tus deudas, y que superen el pago mínimo.

  1. Fondo de emergencia

El fondo de emergencia es una parte crítica de la planificación financiera. Si cuentas con un fondo de emergencia en una cuenta de ahorros, este es el momento de usar estos fondos si necesitas dinero para llegar a fin de mes.

Si aún no has creado un fondo de emergencia, o no crees que hay suficiente en el tuyo para cubrir tus necesidades en las próximas semanas, también está bien. Aún tienes opciones:

  • Seguro de vida: Si tienes una póliza de seguro de vida que tiene un valor acumulado en efectivo, generalmente puedes acceder a este dinero de manera relativamente rápida y fácil. La mayoría de las veces, la mejor manera de hacerlo es tomar un préstamo contra tu póliza de la compañía de seguros.
  • Líneas de crédito: Si tienes una línea de crédito abierta, como tus tarjetas de crédito, verifica tu límite de crédito y la tasa de interés. Este es un lugar fácil para obtener dinero rápidamente. Pero es una buena idea sacar dinero de las cuentas con la tasa de interés más baja y luego pasar a la siguiente más baja, y así sucesivamente.
  1. Refinancia tu deuda

Si tienes una hipoteca, un préstamo estudiantil u otra deuda, y te encuentras en una situación en la que no vas a poder cubrir la cuota mensual, considera la refinanciación. La refinanciación generalmente puede llevar semanas o incluso meses en completarse. Pero si puedes reducir tu pago mensual a largo plazo, puede valer la pena.

Podrías usar este dinero extra en tu flujo de caja mensual para reponer tu fondo de emergencia, o para pagar cualquier préstamo nuevo o deuda de crédito que asumiste para llegar a fin de mes.

  1. Ayuda a tu comunidad

Si tus ingresos no se verán afectados en las próximas semanas, asegúrate de gastar parte de tu dinero para ayudar a aquellos cuyos ingresos podrían verse afectados. Tal vez esto signifique pedir comida a domicilio, reservar un viaje en el futuro o comprar en tiendas locales. La seguridad debe ser tu principal prioridad, pero gastar tu dinero en estableciemientos y actividades locales puede ser una forma de ayudar a tu comunidad.

  1. Revisa o comienza tu plan financiero

Si tienes un plan financiero, una vez que superemos esta situación, será una buena idea revisar tu estrategia para ver si necesita algunas actualizaciones; tal vez destinar una parte de tu dinero para volver a construir tu fondo de emergencia.

La planificación financiera para tus objetivos y para los riesgos que pueden interponerse en el camino, puede ser muy útil para que estés preparado para enfrentar una crisis como esta en el futuro.

 

Fuente: Northwestern Mutual

5 maneras para manejar tu dinero en tiempos difíciles

5 maneras para manejar tu dinero en tiempos difíciles

General Planificación y Presupuesto

¿Cómo manejar tus finanzas durante estos tiempos difíciles, y si estás endeudado, qué puedes hacer para evitar que caigas más profundamente en la trampa de la deuda?

Te damos cinco consejos:

  • Construye un presupuesto realista. La mayoría de la gente nunca se toma el tiempo para sentarse y presupuestar correctamente. ¿Sabes cuánto te cuesta realmente a ti y a tu familia vivir cada mes? Anota todos tus gastos fijos y utiliza los recibos para calcular un promedio mensual de los gastos que cambian cada mes. Deduce la cifra final de tus gastos de tu salario neto para ver cuánto dinero tienes realmente al final del mes. Cuestiona aquellos gastos no esenciales para ver dónde puedes recortar y ahorrar más. Es importante que sepas a dónde va tu dinero, y si lo estás usando de la manera más eficiente posible.
  • ¡Cíñete a tu presupuesto! No es bueno simplemente pasar por el ejercicio de elaborar un presupuesto, y luego olvidarse de él. Imprímelo y pégalo en tu nevera donde puedas verlo todos los días. Esto requiere una disciplina estricta, así que considera recompensarte con tu regalo favorito al final del mes cuando lo hagas bien.
  • Ahorra para días lluviosos. Ahorrar puede parecer una tarea insuperable, pero comienza con lo que puedas ahora. Cada centavo que ahorres es un centavo más ahorrado que el día anterior. Lo que pasa con el ahorro es que es adictivo: ver que los ahorros aumentan gradualmente es un fuerte motivador para seguir adelante. La clave es empezar.
  • Lidia con tu deuda. Si puedes, empieza a pagar tu deuda. Como el ahorro, incluso una pequeña cantidad de dinero cada mes es mejor que nada. Si puedes cubrir con tus cuentas mensuales, apunta a pagar un poco más. Pero hagas lo que hagas, no gastes más en tus tarjetas de crédito; más bien busca el efectivo en otro lugar o, si no lo tienes, no gastes el dinero en absoluto.
  • Haz sacrificios que cuenten. Aunque no puedes reducir los gastos esenciales pagos de educación, servicios básicos, alimentos, etc., reduce el gasto en estos lujos que te das. Esas tabletas extra de chocolate, botellas de vino, joyas e incluso las vacaciones que has estado viendo, puede que sólo tengan que esperar.
La planificación financiera te prepara para tiempos de incertidumbre

La planificación financiera te prepara para tiempos de incertidumbre

General Planificación y Presupuesto

Las cosas se sienten inciertas en este momento. Una pandemia está impactando nuestra vida diaria, desde el cierre de escuelas y el lugar de trabajo hasta nuestra salud. Incluso los modelos de previsión económica más sofisticados del mundo no previeron necesariamente que algo así ocurriera.

Entonces, ¿qué podemos hacer en un mundo que está cambiando tan rápidamente? Hacemos todo lo posible para anticiparnos a la incertidumbre.

Un plan financiero bien construido sirve para los buenos y los malos tiempos. Un plan que tome en cuenta todo tu panorama e incluye cosas en las que quisieras invertir, tus metas financieras, pero también te ayuda a protegerte durante una tormenta.

  • La planificación financiera te prepara para momentos como este

Los planes financieros se construyen con tus metas y sueños. Invertir es un componente clave de la planificación porque es una de las mejores formas de aumentar tu patrimonio en el tiempo. Pero un plan financiero integral también maneja el riesgo para asegurar que tengas dinero cuando lo necesites, sin importar lo que suceda en la economía de tu país. Por eso tu plan debe incluir fondos de emergencia, seguros, e incluso considerar tu presupuesto, o el dinero que estás ganando para satisfacer tus necesidades hoy.

Si tienes un plan financiero sólido, puedes preocuparte un poco menos por el dinero cuando hay mucho más en tu mente en este momento. Si tienes dinero para hoy,  no deberías preocuparte de la situación financiera inestable del momento. Puedes concentrarte en la familia y los amigos.

  • Cosas que puedes hacer en estos momentos

Con el cierre de empresas y la pérdida de ingresos de estas, puede que te preguntes cuáles son tus opciones si tes ve afectado. En este momento, es un buen momento para revisar tu presupuesto y buscar lugares en los que puedas ahorrar (tal vez aplazar los pagos de deudas adicionales que has estado haciendo por encima de la cuota mensual). Construye un presupuesto en torno a tus ahorros para emergencias. Comprueba si has acumulado ahorros por alguna inversión que has hecho, ya que podría ser una fuente de fondos que puedes aprovechar. Reevalúa cualquier línea de crédito que tengas abierta. Si te sientes un poco abrumado y no estás seguro de por dónde empezar, busca ayuda en tu institución financiera o con un asesor financiero.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Puntos para considerar cuando se acerca la jubilación

Puntos para considerar cuando se acerca la jubilación

General Planificación y Presupuesto

Has estado ahorrando diligentemente para la jubilación durante décadas, y ahora el último día de trabajo se acerca. A medida que empiezas a soñar con pasar los días de semana haciendo tu hobby favorito y los veranos viajando, también puedes empezar a preguntarte si deberías hacer algo diferente con tu dinero.

Cuando te faltan 10 años para jubilarte, normalmente es el momento de empezar a ser más preciso en cuanto a tus objetivos de ahorro y a la forma en que generarás ingresos una vez que dejes de recibir un cheque de pago del trabajo.

Mientras más cerca estés del retiro será más fácil hacer una evaluación completa de dónde estás y dónde estarás cuando te jubiles. Aquí hay algunas cosas que debes hacer al acercarte a la jubilación para asegurarte de que vas por buen camino.

  • CUANDO ESTÉS A 10 AÑOS DE LA JUBILACIÓN: HAZ CÁLCULOS…

Diez años antes de que te retires es un buen momento para empezar a profundizar en los detalles de tu plan de jubilación.

Cuenta todo, incluyendo cualquier pensión, planes de seguro, cuentas de inversión, inversiones en bienes raíces, cuentas bancarias, cuentas de ahorro para la salud e incluso los pagos esperados del Seguro Social. Haz una buena estimación de cuánto es probable que tengas cuando planees jubilarte y cuánto ingreso podrás generar de manera confiable.

Una vez que todo esté contado, es hora de construir tu presupuesto de jubilación. Aquí es donde puedes soñar con todas las cosas que quieres hacer en la jubilación. ¿Harás algunos viajes grandes durante el curso de tu retiro, o planeas hacer dos viajes al año? Empieza a pensar en lo que querrás gastar. ¿Los ingresos que generes te permitirán mantener la vida que quieres en tu jubilación?

Si las estimaciones de lo que tendrás y lo que necesitarás no coinciden, una década suele ser suficiente para hacer algunos cambios. Si tienes que recuperar algo de terreno, realmente tienes tres opciones: recortar gastos, trabajar más tiempo o buscar ganar más dinero. La mayoría de la gente hace una combinación de esas tres cosas.

  • ACTUALIZA TU TOLERANCIA AL RIESGO

A medida que te acerques a la jubilación, tus inversiones deben cambiar para protegerte contra épocas de vacas flacas que podrían poner en peligro tus ahorros para la jubilación.

Diez años antes de jubilarte es un buen momento para empezar a profundizar en los detalles de tu plan de jubilación.

Podrías considerar poner tus ahorros en una póliza a largo plazo o adquirir un bien inmueble para comenzar a percibir ingresos de otras fuentes que te ayudarán durante el retiro.

  • REPITE

A medida que te acercas a la jubilación, digamos, a cinco años, es hora de actualizar tu presupuesto de nuevo. En ese momento, tienes una idea bastante decente de cuánto vas a gastar cada año. Es importante empezar a revisar esos números regularmente y ver si serás capaz de tus gastos actuales.

  • PREPÁRATE PARA DISFRUTAR DEL SIGUIENTE CAPÍTULO

Cuando pasas tiempo preparando tus finanzas para la jubilación, puedes quitarte una gran preocupación de la mesa al acercarte el día en que dejas de trabajar. Sabrás cómo vas a pagarlo, así que lo único que te quedará es vivir la vida con todo el tiempo nuevo que tengas para disfrutarla.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Comienza a planificar tu retiro soñado

Comienza a planificar tu retiro soñado

General Planificación y Presupuesto

Te has puesto a pensar, ¿cómo es el retiro de tus sueños? Es posible que tengas una idea de cómo quieres sentirte en la jubilación, es decir, menos estresado y libre de hacer todas las cosas para las que no tuviste tiempo mientras trabajabas, pero esas son todavía nociones vagas. Y cuanto más te acerques a la jubilación, más detallada debe ser tu visión; de esa manera, podrás saber mejor si estás en camino de lograrlo.

Por lo tanto, si nunca te has tomado el tiempo de pensar en cómo te gustaría jubilarte, nunca es demasiado tarde para empezar. Esta lista te puede ayudar.

  1. IMAGINA TU JUBILACIÓN

Es muy posible que, por todas tus ocupaciones, apenas puedes encontrar tiempo para planear tus próximas vacaciones, por lo que ni siquiera habrás pensado en tu retiro. Si tienes problemas para afinar tu visión, usa un método para conocer lo que realmente quisieras con las siguientes preguntas:

  • ¿Quién compartirá tu jubilación contigo? ¿Estás planeando la jubilación solo para ti, o con un cónyuge o pareja? Si estás planeando con dos personas en mente, pregúntale a tu pareja cómo es el retiro de sus sueños. Cuanto más cerca estés de la jubilación, más importante es averiguar sus diferencias.
  • ¿Qué quieres hacer en tu tiempo libre? Puede que ya estés soñando despierto con viajar a lugares exóticos, cultivar tu jardín o empezar un nuevo trabajo complementario. Piensa en cómo pasas tu tiempo libre ahora. ¿Quieres tener la libertad de hacer más de lo mismo o quieres buscar nuevas aventuras? ¿Tus actividades serán locales o te llevarán alrededor del mundo?
  • ¿Dónde quieres vivir? Tal vez sueñas con envejecer en tu casa actual, o quieres reducir el tamaño a una casa más pequeña ahora que todos los hijos están fuera del nido. Tal vez la idea de residir en una comunidad de jubilados con actividades en el lugar te atraiga, o te intriga la idea de mudarte al extranjero. Es importante pensar en esto porque el lugar donde vives dictará muchos de tus costos de vida diarios.
  • ¿Cuándo quieres jubilarte? Por supuesto, el momento en que decidas jubilarte no depende necesariamente de ti; los cambios en el trabajo o en tu salud pueden hacer que te jubiles antes de lo previsto. Pero en una situación ideal, ¿cuándo querrías jubilarte? ¿Quieres empezar antes para poder empezar la siguiente fase de tu vida – o prevés trabajar hasta los 70 años o más?
  • ¿Por qué quieres retirarte? Esto puede parecer algo obvio, pero tal vez no busques retirarte en el sentido tradicional. No todo el mundo está emocionalmente preparado para decir adiós a su trabajo y al sentido de propósito que proporciona. Si eso suena a ti, puedes imaginarte tu jubilación no como una parada difícil y más una transición, en la que pasas de trabajar a tiempo completo a tiempo parcial, o de trabajar en una carrera de larga duración a perseguir una nueva pasión.

Cuanto más detallado sea el plan que tengas, mejor podrás formar una verdadera estrategia para la jubilación.

  1. CÓMO PUEDES AYUDAR A QUE ESTO SUCEDA

Una vez que tengas una idea de cómo es tu retiro, es hora de un pequeño chequeo de la realidad del retiro: ¿Tienes un plan para llegar allí? Es común ahorrar y esperar que estés haciendo lo suficiente, pero una verdadera estrategia de jubilación va más allá del ahorro.

Trabajar con un asesor financiero puede ayudarte. Pueden realizar algunas cifras para que determines si estás en camino de mantener el estilo de vida de jubilación que deseas, y ayudarte a evaluar tus opciones si necesitas ponerte al día.

Basándote en tu visión de la jubilación, puedes discutir cuánto necesitarás presupuestar para cubrir tanto los costos discrecionales como los gastos necesarios, como la vivienda y la atención médica. Un asesor también puede elaborar un plan que incluya diversas fuentes de ingresos para la jubilación, como beneficios del Seguro Social, fondos de inversión, anualidades y seguros de vida. El objetivo es ayudar a que tu dinero dure en la jubilación de la manera más eficiente posible.

Por supuesto, tus sueños de jubilación pueden y probablemente cambiarán a través de los años. Un asesor financiero puede ayudarte a proporcionarte una guía sobre cómo evaluar y ajustar tu cartera y fuentes de ingresos si tus objetivos cambian. Con algunas decisiones financieras inteligentes, podrás asegurar que lo que sueñas se haga realidad.

 

Fuente: Northwestern Mutual