La alfabetización financiera crece de manera desigual

La alfabetización financiera crece de manera desigual

Autora: Lourdes Hernández

 

¿Qué es alfabetizar financieramente? Es dar los conocimientos básicos para manejar bien el dinero, los productos financieros y lo que significa cada uno de éstos.

 

Un concepto más técnico indica que, “alfabetización financiera es el nivel de comprensión de conceptos y productos financieros de las personas, así como su habilidad y confianza para tener conciencia de los riesgos y oportunidades financieras, para tomar decisiones informadas y ejecutar acciones que mejoren su bienestar financiero”.

 

En Ecuador ha aumentado la alfabetización financiera a través de los programas de educación financiera, en los últimos años. Sin embargo, aunque hay nuevos cursos y talleres en los colegios y universidades y en empresas y organizaciones; hay sectores donde no llegan los conocimientos básicos para manejo de dinero.

 

Cuando se hace la pregunta: ¿Quién te enseñó a manejar el dinero? Una gran mayoría dice que nadie. O habla de sus padres, en el mejor de los casos.

 

Y aún si se ha recibido un taller de finanzas personales, esa única experiencia no basta para “alfabetizarse” y menos para tomar las riendas y ajustar la economía personal.

 

¿Cuáles son aquellos sectores que no reciben educación financiera?

 

Muchísimos colegios fiscales y municipales, por ejemplo, a los que por el estricto currículo del Ministerio de Educación, no hay ni la voluntad ni el tiempo para incluir temas como manejo del crédito, hacer un presupuesto, planificación financiera, ahorro y gestión de emprendimientos.

 

Esto ha creado una brecha inmensa entre los estudiantes con más ingresos y aquellos con menos ingresos, porque justamente estos últimos son los que menos conocimiento tienen del manejo del dinero y más se dejan llevar por el hiper consumismo y los “encantadores de serpientes” o usureros, permitiendo que caigan en el despeñadero del fracaso financiero traducido en sobreendeudamiento, estafa y búsqueda de dinero fácil y -lo peor-, ilegal.

 

Igualmente, existen fábricas, industrias, organizaciones con muchísimos trabajadores en su nómina, que no incluyen dentro de su capacitación, la de las finanzas personales, y que por lo tanto no miden los riesgos, pierden las oportunidades y caen en malas decisiones financieras para ellos y sus familias.

 

¿Cómo evitar seguir fallando a estos sectores? Emprender una campaña masiva de educación financiera, de largo plazo, que alcance a niños, jóvenes y adultos desatendidos, los cuales se beneficiarían mayormente de recibirla.

 

Hay una tarea inmensa que emprender como objetivo principal de instituciones financieras, escuelas, colegios, universidades, de empresas públicas y privadas, y de la legislación educativa. No hay tiempo que perder.

 

Fuente: Naas Modan, K12dive.com – Educar Chile – Diario El Comercio

General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.