Cómo alcanzar tus objetivos laborales en 2022

Cómo alcanzar tus objetivos laborales en 2022

Además de cosas como ahorrar más dinero o comer más sano, uno de tus propósitos para 2022 puede ser avanzar en el trabajo. Esta guía mes a mes desglosa una tarea profesional importante que debes abordar cada mes para que puedas avanzar en tus objetivos profesionales este año y los siguientes.

Enero: Establecer objetivos claros

Cuando llegue enero, tu empresa habrá comunicado sus principales objetivos y prioridades para el año que comienza. Haz lo mismo para ti fijando dos o tres hitos profesionales que quieras alcanzar este año, ya sea conseguir un ascenso, volver a estudiar o cambiar de trabajo por completo. A continuación, anota todos los pasos de acción que tendrás que completar para conseguirlos. Si quieres un recordatorio visual, escribe estas aspiraciones en una nota adhesiva y cuélgala en algún lugar para tener tus objetivos presentes durante todo el año.

Febrero: Actualiza tu currículum

El primer trimestre suele ser uno de los mejores momentos del año para buscar trabajo. Aunque no estés buscando activamente, es un buen momento para actualizar tu currículum y reflejar tus logros del año pasado. De este modo, estarás preparado para aprovechar cualquier nueva oportunidad que pueda surgir.

Mantener tu currículum en un formato fácil de usar te beneficiará. Mantén un formato sencillo, utiliza un tipo de letra estándar como Arial o Times New Roman y guarda tu currículum en un documento de Word.

Una vez que estés listo para solicitar un trabajo, incorpora palabras clave y frases de la descripción del puesto en tu currículum. Por ejemplo, si estás interesado en un puesto de administrador de redes sociales, utiliza esa terminología y frases relacionadas en tu currículum para aumentar las posibilidades de que se fijen en tu solicitud.

Marzo: Refresca tu presencia digital

Una vez que hayas actualizado tu currículum, es el momento de reforzar tu perfil de LinkedIn para asegurarte de que cualquiera que se cruce con él encuentre la información más actualizada. Concéntrate en lo siguiente:

Tu encabezado: Debe describir sucintamente lo que haces (en términos sencillos) más allá de tu cargo.  Pide a un colega que comparta su perspectiva sobre tus habilidades. Por ejemplo, mientras tú te ves como “director de marketing en una pequeña empresa de productos envasados”, tu colega podría verte como “líder creativo de comunicación y marketing en el sector de la salud y el bienestar”.

Tu resumen: Debe describir tus habilidades y pasiones, en forma de párrafo.

Tus logros: Actualiza esta sección con tus más recientes premios recibidos o cursos realizados. Si conoces a algún colega que esté dispuesto a dar una recomendación, acércate y comprueba si está dispuesto a añadir una o dos frases para tu perfil.

Abril: Explora los recursos profesionales de tu empresa

Muchas empresas ofrecen a sus empleados diversas oportunidades para mejorar sus habilidades, lo que puede ser una forma conveniente de ayudar a impulsar tu carrera. Para asegurarte de que lo aprovechas al máximo, investiga lo siguiente:

¿Ofrece tu empresa ayudas para la matrícula o el reembolso de clases relacionadas con tu carrera?

¿Puede tu empresa ayudarte a conseguir certificaciones que queden bien en tu currículum?

¿Existen oportunidades de tutoría o grupos de empleados que te permitan relacionarte con los ejecutivos de la empresa?

Mayo: Recurre a tu red de contactos

Las empresas que buscan cubrir puestos de trabajo antes del periodo de vacaciones estarán buscando posibles empleados en esta temporada. Por ello, es un buen momento para volver a contactar con antiguos jefes o compañeros de trabajo con un breve pero cordial correo electrónico que sugiera ponerse al día tomando un café. Nunca se sabe quién puede estar contratando, y este pequeño gesto recuerda a aquellos que han tenido un impacto en tu carrera que los valoras y aprecias.

Junio: Replantea tu gestión del tiempo

Si tus esfuerzos por hacer varias cosas a la vez y mantener listas de tareas detalladas sólo te hacen ser menos productivo, puede que sea el momento de adoptar un nuevo enfoque. Intenta programar tus tareas diarias para adaptarlas a tus niveles naturales de energía. Por ejemplo, si te sientes con más energía y concentración por la mañana, aborda los proyectos que requieran energía cerebral a primera hora. ¿Te da un bajón a media tarde? Programa ese tiempo para ponerte al día con el correo electrónico o cualquier otra tarea sin sentido (pero necesaria). Para ayudar a resistir las distracciones, asigna una hora de inicio y de finalización con alarmas para saber cuándo es el momento de pasar a la siguiente prioridad.

Julio: Haz una revisión a mitad de año

Ahora que ya han pasado seis meses del año, es el momento de echar la vista atrás y ver cómo lo estás haciendo. ¿Qué progresos has hecho en los objetivos que te fijaste al principio? ¿Qué retos podría tener que superar que no había previsto? Ajusta tu plan de acción según sea necesario para mantener el rumbo y terminar el año con fuerza.

Agosto: De vuelta a estudiar

Los días de verano pueden significar que las cosas van más despacio en el trabajo. Así que aprovecha este tiempo extra para pensar en qué tipo de habilidades te gustaría adquirir, aunque no estén directamente relacionadas con tu trabajo. Tanto si siempre has querido tomar clases de cocina y nunca has encontrado el momento, como si sueñas con formarte como instructor de yoga, descubrir nuevas pasiones sólo puede ayudarte en tu carrera y hacerte más completo. Puede que encuentres un nuevo trabajo paralelo.

Septiembre: Conocer gente nueva

Si no eres un fanático de los contactos tradicionales, puedes encontrar formas de forjar nuevas conexiones, ya sea ofreciendo tus habilidades, tu tiempo o tus conocimientos. Considera la posibilidad de unirte a una organización profesional, servir de mentor o formar un nuevo comité en el trabajo. Independientemente de las circunstancias, participar en nuevos grupos te permitirá conocer a profesionales con ideas afines, lo que a su vez puede ayudarte a mantenerte comprometido y entusiasmado con tu carrera.

Octubre: Pide opiniones informales

Sabes que has trabajado duro todo el año, pero ¿qué piensan tus compañeros? Para averiguarlo, pide una lectura informal de tu progreso antes de que lleguen las revisiones de fin de año. Pregunta a tu jefe, a un compañero, a un proveedor o a un cliente qué creen que estás haciendo bien y qué creen que puedes hacer mejor. Debe ser una conversación informal, así que no te excedas ni pretendas robarles demasiado tiempo: sólo tratas de calibrar para ver qué más puedes hacer para terminar el año con buena nota.

Noviembre: repasa tus habilidades interpersonales

La temporada de fiestas significa mucho tiempo social. Tanto si eres una persona introvertida como si te sientes completamente a gusto en un ambiente de grupo, nunca está de más mejorar tu lenguaje corporal y tus habilidades para hablar y escuchar. Presta atención a tu contacto visual, si cruzas los brazos o si escuchas más que hablas. Aunque parezcan pequeños cambios, todos ellos pueden suponer una gran diferencia en la forma en que te perciben profesionalmente en el futuro, cuando te entrevisten para un puesto de trabajo, cuando luches por un ascenso o simplemente cuando establezcas conexiones más profundas con tus compañeros de trabajo.

Diciembre: Prepárate para la revisión de fin de año

Ha llegado el momento de presumir tu año de trabajo. Prepárate para la revisión de fin de año como lo harías para una entrevista de trabajo, y no des por sentado que tu jefe sabe todo lo que has logrado. Eso significa llegar preparado con todas las formas en que has sido un activo para la empresa, junto con:

  • Cartas de recomendación o elogios de los clientes con los que has trabajado
  • Copias de las evaluaciones anteriores de los empleados
  • Un resumen de todos los nuevos proyectos, junto con los comentarios de éxito
  • Una lista de compañeros de trabajo (tanto dentro como fuera de tu área) que puedan avalar tu trabajo duro y tus atributos profesionales positivos

Estar preparado no sólo te ayuda a defender un aumento de sueldo o un ascenso, sino que también te sirve para recordar lo que vales.

Finanzas Personales General Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.