Prepara a tus hijos para la independencia financiera

Prepara a tus hijos para la independencia financiera

General Planificación y Presupuesto

Hay muchas cosas que se deben preparar para el día en que tus hijos dejen el nido. Como padre, quieres asegurarte de que tienen las herramientas adecuadas para tomar las mejores decisiones por sí mismos. Entre lo que les has enseñado con tu ejemplo, y lo que han aprendido en la escuela y de sus compañeros, deberían estar preparados para enfrentarse al mundo real.

Sin embargo, existe un tema que a menudo no se enseña en las escuelas ni se discute mucho en los círculos sociales: cómo preparar a tus hijos para la independencia financiera. Por suerte, hay habilidades que puedes enseñarles para que estén preparados cuando tengan que administrar sus finanzas personales. A continuación, te indicamos cómo puedes prepararlos para la independencia financiera:

Acostúmbrales a manejar un presupuesto

Es una buena idea enseñar a tus hijos a controlar lo que entra y sale de sus cuentas bancarias o de su bolsillo. Pero, no todo el mundo es lo suficientemente detallista como para llevar un control de cada transacción. Por eso, puede ser más fácil enseñarles unas cuantas reglas generales para que las sigan:

  • Una forma fácil de manejar el presupuesto es no gastar más del 50% de su sueldo en gastos fijos de cada mes, como el alquiler, los servicios públicos, la comida y otros gastos necesarios.
  • A continuación, destina un 10% de lo ganado al ahorro.
  • El 40% final es para lo que quieras, es decir gastos de estilo de vida.

Aunque sólo se trata de pautas, conocerlas puede ayudar a tus hijos a generar buenos hábitos financieros con el dinero que tienen.

Ayúdales a crear fondos de ahorro

Es importante que tus hijos sepan que deben empezar a ahorrar algo para la jubilación. Pero, también es bueno hablar de algunas cosas sencillas que pueden hacer para asegurarse de estar en una buena posición financiera. Algunos ejemplos:

  • Construye un fondo para emergencias. Es una buena idea reservar entre tres y seis meses de gastos. Es un dinero que pueden utilizar para cualquier eventualidad: una enfermedad, un accidente o si pierden su trabajo. Se recomienda que dediquen una parte de sus ahorros cada mes para crear un fondo de emergencia.
  • Jubilación. Cuando se es joven y se empieza, la jubilación parece muy lejana. Pero cuanto antes empiecen a ahorrar tus hijos, más tiempo tendrán para que su dinero crezca. A medida que vayan ganando más dinero, deberán ir aumentando sus aportes al fondo.

Enséñales que no todas las deudas son iguales

Si tus hijos son como muchos de los adultos jóvenes de hoy en día, es muy probable que tengan deudas por estudios y que ya manejen tarjetas de crédito. Es importante ayudarles a entender la diferencia entre una deuda buena y una mala, y cómo utilizar la deuda en su beneficio, no en su perjuicio.

La deuda mala suele ser una deuda de alto interés que aporta poco valor a largo plazo, como una deuda por vacaciones o por una fiesta. La deuda buena suele tener tasas de interés más bajas y normalmente ayuda a pagar algo que proporcionará un valor continuo. Una hipoteca, por ejemplo, puede ayudarte a comprar una casa que probablemente se revalorizará con el tiempo. Los préstamos estudiantiles te ayudan a obtener una educación, lo que puede aumentar tu potencial de ingresos de por vida.

Enséñales la importancia del buen manejo del crédito

Además de ayudar a tus hijos a obtener su primera tarjeta de crédito y de transmitirles buenos hábitos, como el pago íntegro de los saldos cada mes, es bueno que les enseñes sobre su historial crediticio y su score. Indícales que si tienen una buena puntuación, tendrán más probabilidades de acceder a mejores condiciones de financiamiento y el crédito será una herramienta para alcanzar muchas de sus metas financieras.

Apóyales para que se independicen financieramente

Tu trabajo es proteger a tus hijos y cuidarlos, por lo que puede ser tentador apoyarlos económicamente cuando te pidan ayuda, u ofrecerles dinero para cosas como la compra de muebles nuevos, para pagar más rápido sus préstamos estudiantiles o pagar el alquiler de un apartamento.

Si estás en condiciones de ayudar a tus hijos y quieres hacerlo, es una excelente opción. Pero asegúrate de tener un plan de transición para que sean responsables de sus propias finanzas. Y, si ayudar a tus hijos va a poner en riesgo tu propio futuro económico, quizá debas pensar dos veces antes de ofrecerte a ayudar. Recuerda que cuanto menos te pidan apoyo financiero, mejor aprenderán a gestionar sus propias finanzas.

Fuente: Northwestern Mutual

Crea buenos hábitos financieros cada mes del 2021

Crea buenos hábitos financieros cada mes del 2021

General Planificación y Presupuesto

Cada mes de enero, nos proponemos mejorar nuestras finanzas, pero para la segunda semana de febrero, se estima que el 80% de nosotros abandona nuestros propósitos.

La cuestión es la siguiente: Decidir mejorar las finanzas no sólo debería ser una prioridad de principios de año. Hay pequeños pasos que puedes dar cada mes y que pueden ayudarte a crear buenos hábitos financieros durante todo el año.

Así que ahora que ha terminado enero y has pensado en todas las cosas que quisieras hacer, aprovecha el resto del año para conseguirlas en pasos manejables. Esta lista mensual puede ayudarte a avanzar en tus objetivos, mes a mes.

FEBRERO: COMIENZA A PLANIFICAR SOBRE EL DESTINO DE TU PATRIMONIO

En honor al Día de San Valentín, muestra a tu familia un poco de amor iniciando un testamento o, si tienes uno, asegurándote de que esté actualizado. Si no conoces sobre la planificación patrimonial, se trata del proceso de documentar legalmente tus deseos y cómo deseas que se manejen tus activos en caso de que te suceda algo. Considera la posibilidad de reunirte con un abogado y un asesor financiero para que te ayuden a empezar.

No olvides también de comenzar a poner en orden la información sobre tus impuestos para no tener que hacer la declaración en el último momento.

MARZO: HAZ ALGO DE MANTENIMIENTO EN TU CASA

Todos hemos pasado mucho tiempo en casa este último año, así que puede que te parezca que has estado haciendo limpieza y arreglos de la casa durante meses. Pero unas cuantas mejoras o proyectos de mantenimiento del hogar de bajo coste pueden ayudarte a reducir los costos de energía, ahorrarte reparaciones más costosas en el futuro o incluso aumentar el valor de tu casa.

ABRIL: AUMENTA TU FONDO DE EMERGENCIA

Según una encuesta reciente realizada en Estados Unidos, el primer arrepentimiento financiero de los estadounidenses el año pasado fue no tener suficientes ahorros para emergencias. Así que aprovecha este mes para recordarte que debes aumentar tu fondo de emergencia. Tanto si necesitas empezar un fondo de emergencia desde cero como si tienes que renovar el que ya utilizaste, es una buena idea trabajar para tener seis meses de gastos de subsistencia.

MAYO: COMIENZA UN FONDO DE “DIVERSIÓN

Aunque no puedas hacer un gran viaje este año, piensa en otra cosa para la que hayas querido ahorrar y empieza o añade algo a tu fondo de diversión. Tal vez sea un viaje por carretera para visitar nuestro país en las vacaciones. Tal vez sea convertir tu patio en un lugar para ejercitarte y divertirte el fin de semana. O tal vez sea el cine en casa que has querido instalar para las noches de cine en casa. Lo más probable es que no hayas gastado tanto en 2020 como de costumbre, así que destina parte de ese ahorro a algo divertido.

JUNIO: HAZ UN CHEQUEO DE MEDIO AÑO

Estamos a mitad de año, así que es hora de tomar el pulso a tu salud financiera. Si has creado un presupuesto mensual, ¿lo has cumplido? Si te comprometiste a ahorrar más dinero para el pago inicial de una casa, ¿cómo va ese fondo para la vivienda? ¿Has revisado tu informe de crédito últimamente para asegurarte de que no hay errores que hagan bajar tu puntuación de crédito?

JULIO: REVISA TUS AHORROS PARA LA JUBILACIÓN

Revisa tus cuentas para tu jubilación; después de todo, ¿qué es mejor que tener la independencia financiera para hacer lo que quieras en la jubilación? Es posible que ya hayas realizado aportaciones periódicas a una cuenta, o incluso definas un aumento del 1% de tu ahorro mensual para hacer que tu dinero crezca más rápido con el tiempo, gracias al interés compuesto. Consulta con un asesor financiero si necesitas ayuda para determinar cuánto deberías ahorrar, o calcula cuánto necesitarás ahorrar en nuestra calculadora para la jubilación: AQUÍ

AGOSTO: HAZ UN PLAN PARA PAGAR TU DEUDA

Aunque el pago de las deudas puede ser un esfuerzo a largo plazo, tener un plan para afrontarlas es un gran primer paso. Escribe todas tus deudas, incluye cuánto debes y la tasa de interés de cada una. Esto te ayudará a priorizar qué deudas debes pagar primero (normalmente las que tienen las tasas más altas). Tener un plan de pago sólido puede ayudarte a mantener el rumbo y a salir de las deudas más rápidamente.

SEPTIEMBRE: REVISA TUS NECESIDADES DE SEGURO

Si ya tienes un seguro de vida o de salud, tómate el tiempo de revisar su cobertura; los cambios recientes en tu vida pueden cambiar la cobertura que crees que necesitas. Conversa con tu bróker o compañía de seguro para identificar el plan que más se ajusta a tu realidad.

OCTUBRE: COMIENZA ALGUNAS TAREAS DE FIN DE AÑO

Octubre es un buen momento para empezar a pensar en las tareas de fin de año, como la planificación de las compras navideñas. Si quieres mantener tu presupuesto navideño bajo control, establece las expectativas de gasto para las fiestas y empieza a comprar con antelación para conseguir las mejores ofertas.

NOVIEMBRE: DECÍDETE A MANEJAR MÁXIMO DOS TARJETAS DE CRÉDITO

Si cuentas con más de dos tarjetas de crédito, te invitamos a que en noviembre selecciones dos tarjetas con las que quisieras quedarte y el resto las canceles. A puertas del mes de diciembre que invita a gastar, noviembre es un buen mes para identificar formas de reducir los gastos y evitar cualquier tentación de comprar. Administrar sólo dos tarjetas te dará más control y te permitirá administrar de mejor forma tus consumos con tarjeta. De esta manera, evitarás endeudarte más allá de tus límites en la época de fiestas.

DICIEMBRE: PREPÁRATE PARA EL PRÓXIMO AÑO

Has trabajado duro durante 12 meses y ahora es el momento de asegurarte de que estás bien preparado para el nuevo año. Tacha algunas cosas de tu lista del año y echa un vistazo a los progresos que has hecho: ¿hay algún otro movimiento financiero que puedas hacer ahora para mejorar tus finanzas el próximo año? No olvides de darte un gusto después de todo el esfuerzo que has hecho para tener tus finanzas bajo control.

Fuente: Northwestern Mutual

Temas financieros para tomar en cuenta en enero

Temas financieros para tomar en cuenta en enero

Finanzas Personales General

Llegó el nuevo año y con este una nueva tarea de planificación de nuestras finanzas. Como ciudadanos tenemos también algunas responsabilidades financieras durante el año. Revisa aquí nuestro calendario financiero para que no se te escape ninguna fecha y puedas planificar con anticipación el pago de estos gastos eventuales.

En el mes de enero hay dos temas importantes para considerar en el manejo de tus finanzas: la proyección de gastos personales y el pago del impuesto predial con descuento.

Proyección de gastos deducibles:

  • En este mes deberás proyectar tus gastos deducibles del año. Puedes incluir como gastos deducibles los que tú hagas, así como los de tu cónyuge o pareja, e hijos que no perciban ingresos gravados.
  • Este ejercicio deben hacer las personas que tengan ingresos menores a $100.000. Quienes perciban ingresos iguales o mayores a este monto, podrán deducir solamente los gastos personales de salud por enfermedades catastróficas.
  • Debes proyectar los gastos estimados para el 2021 en vivienda, educación, alimentación, vestimenta y salud, si tus ingresos son superiores a $11.212.
  • El formulario de proyección de gastos, te entregará el departamento de talento humano o recursos humanos de tu empresa. También está disponible en la página del SRI.
  • Aprovecha este ejercicio de planificación de gastos para realizar tu presupuesto del año. Haz el ejercicio en familia para que todos participen en cómo van a administrar los gastos del hogar en el 2021 e identifiquen medidas de ajuste adaptadas a su situación financiera actual.

El impuesto predial:

  • Cada año los municipios cobran el impuesto predial, que es un valor por los bienes raíces que hay en la ciudad. Es decir, un terreno y todo lo que se construya en él.
  • Este se calcula sobre la base del avalúo del terreno y de la construcción del bien y de ahí se le aplica un porcentaje establecido en una ordenanza de los municipios.
  • Los propietarios de estos bienes deben hacer el pago en cronograma establecido en cada ciudad. Los adultos mayores (más de 65 años) y las personas con capacidades diferentes están exonerados de ciertos rubros que incluye el pago predial.
  • ¿Habrá descuentos en los primeros días del año? Será del 10% para quienes que paguen el predial en los 15 primeros días de enero. Del 16 al 31 de este mes, el descuento se reducirá al 9%. Y así, cada 15 días, bajará un punto porcentual, hasta llegar a cero a finales de junio. Desde julio rige un recargo que llegará hasta el 10% del valor.
  • Los valores del impuesto se pueden pagar en los municipios y en las instituciones financieras con convenio de pago. Puedes pagar a través de la banca electrónica, lo cual es mejor por tu seguridad.

Fuente:

Cómo crear un presupuesto mensual en 6 pasos

Cómo crear un presupuesto mensual en 6 pasos

General Planificación y Presupuesto

Cuando tu cheque de pago llega, hay ese pequeño estallido de felicidad, ¡tu cuenta bancaria al fin está con dinero de nuevo! Pero luego llega el fin de mes y la situación es completamente opuesta.

Ahí es donde entra en juego la creación de un presupuesto mensual. Te permite hacer un seguimiento del dinero que entra y sale de tu cuenta bancaria. Además, un presupuesto te ayudará a asegurarte de que puedes cubrir tus gastos diarios mientras sigues ahorrando para metas futuras como la jubilación o la universidad de tus hijos.

Si nunca has creado un presupuesto, o simplemente necesitas empezar de nuevo con uno que ya tienes, te damos los siguientes consejos.

  1. Identifica tu salario mensual neto

Lo primero es lo primero: ¿Cuánto dinero tienes disponible? Suma lo que ganas cada mes después de los impuestos y las deducciones de la nómina, porque quieres trabajar con el dinero que se deposita en tu cuenta bancaria. Incluye no sólo los ingresos de un cheque de pago regular, sino también el sueldo que ganas en un trabajo a tiempo parcial, u otros ingresos como por el arriendo de un bien.

  1. Suma lo que gastas en gastos fijos

Estas son las cuentas y gastos que planeas, las cosas que necesitas regularmente. Incluyen los gastos esenciales que no están ya en tu sueldo, como la hipoteca o el alquiler, el pago del auto, servicios públicos, la factura del teléfono móvil o la guardería. También puedes incluir cosas como lo que gastas para alimentar a tu familia cada mes. Estos son básicamente los gastos no negociables que mantienen tu vida en marcha.

  1. Suma lo que gastas en gastos no mensuales

Una parte del presupuesto que los individuos no suelen contabilizar son los pagos irregulares y no mensuales. Debido a que este tipo de gastos pueden desaparecer de tu radar, es importante tenerlos en cuenta en tu presupuesto.

Entonces, ¿cómo se hace eso? Suma lo que gastas cada año en cosas como impuestos, matrículas de automóviles, primas de seguros anuales, matrículas escolares y viajes. Lo que gastas en regalos para las vacaciones, bodas, cumpleaños, etc., también puede entrar en esta categoría.

Entonces toma ese total y divídelo entre 12: Esto es lo que debes guardar cada mes en una cuenta de ahorros separada para que cuando esas cuentas se acumulen, sepas que tienes el efectivo para pagarlas.

  1. Suma las contribuciones a las metas financieras

Esta categoría incluye lo que estás poniendo actualmente para tus metas de ahorro, pago de deudas o cualquier otra meta financiera a largo plazo. Cada mes, los pagos que hagas para alcanzar estas metas te acercarán a la seguridad financiera al ayudarte a pagar cualquier deuda que debas y ahorrar para que puedas hacer las cosas que son importantes para ti, como ayudar a financiar la educación de tu hijo, tomar las vacaciones soñadas y jubilarte cómodamente algún día.

  1. Suma tus gastos discrecionales

El gasto discrecional es el dinero que puedes gastar en lo que quieras que no sea ya un gasto fijo o necesario. Es básicamente dinero extra que puedes usar para cosas como salir a cenar con amigos o tomar unas vacaciones de última hora durante un fin de semana largo.

Si no estás seguro de cuál debería ser esta cifra, mira cuánto has gastado en los últimos tres meses y úsalo para tener una idea más clara. O elija un mes que consideres un mes típico en cuanto a tus gastos discrecionales, y usa esa cifra.

  1. Haz un poco de matemáticas simples

Toma el total de tu sueldo mensual que te llevas a casa y resta tus gastos fijos (incluyendo los gastos no mensuales) y la financiación de tu objetivo.

Lo que queda es cuánto tienes disponible para gastos discrecionales. ¿Es esta cifra más alta que lo que sumaste como tu gasto discrecional real? Entonces, felicidades, ¡estás viviendo dentro de tus posibilidades!

Pero si tu gasto discrecional real es mayor de lo que las matemáticas dicen que debería ser, significa que tienes trabajo que hacer. Tendrás que averiguar cuáles de tus gastos están consumiendo demasiado de tu presupuesto y dónde querrás recortar para asegurarte de que no se estás endeudando para poder pagar tu estilo de vida.

Sin embargo, incluso si no gasta demasiado, vale la pena echar un vistazo a las categorías de gastos para saber si estás contento con el destino de tu dinero en comparación con las metas que tienes para ti o tu familia.

Elaborar el presupuesto adecuado para ti significa encontrar un equilibrio entre poder permitirte tu estilo de vida ahora y ahorrar para tu futuro más adelante, sin sentir que te estás privando. Así que no tengas miedo de ajustar tus cifras a medida que tus objetivos cambien. Después de todo, tu vida cambiará con el tiempo, y también tu presupuesto.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Mejoras de bajo costo en el hogar que puedes hacerlas tú mismo

Mejoras de bajo costo en el hogar que puedes hacerlas tú mismo

Ahorro General

Pasar más tiempo en casa significa que probablemente estás notando algunas áreas de tu entorno donde podrías hacer unas mejoras.

Si ya has pasado las horas extras en casa haciendo la limpieza, ahora podría ser un buen momento para hacer algunas mejoras fáciles y de bajo costo. Aquí hay algunas ideas económicas para hacerlas tú mismo que pueden ayudarte a ahorrar algo de dinero con el tiempo.

  • Organiza tu oficina en casa

Muchas personas están tratando de crear una oficina en casa por primera vez, y están buscando maneras de hacerlo sin gastar mucho dinero. Puedes ser creativo/a reciclando un mueble o creando soluciones de almacenamiento únicas. Decorar el escritorio con plantas, usar accesorios que tenías guardados en la bodega, utilizar pinzas para la ropa para hacer un organizador de pared; y ensamblar algunas tablas para armar un librero de pared.

  • Haz pequeñas reparaciones

Puedes concentrarte en arreglos prácticos primero, empezando por tu baño. Asegúrate de que no tienes ninguna fuga de agua, si tienes algún inconveniente simple podrías repararlo tú mismo. Este puede ser un proyecto rápido de hacerlo y a bajo costo.

  • Pintar una habitación (o dos)

No es sorprendente que uno de los proyectos más comunes de arreglos en casa sea dar a una habitación una nueva capa de pintura. Es una forma bastante rápida y asequible de mejorar la decoración de tu casa, y elegir un color que te resulte relajante o inspirador puede proporcionarte una alegría instantánea.

Si eres un pintor principiante, tal vez quieras consultar algunos tutoriales en línea o leer los consejos de los profesionales antes de sacar los paños y los rodillos.

  • Plantar un huerto

Si tienes el espacio de césped, puedes cosechar numerosos beneficios plantando un huerto.

La jardinería no sólo te permitirá estar en comunión con la naturaleza, sino que también harás ejercicio y ahorrarás dinero en verduras que sabrán mejor que las que se puedes comprar en una tienda. Si optas por una parcela tradicional y es tu primer jardín, empieza con algo pequeño. Mira tutoriales sobre cómo comenzar tu primer huerto en casa.

Aprovecha tu tiempo en casa para realizar mejoras a bajo costo.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Consejos para mejorar la administración de tu presupuesto en alimentación

Consejos para mejorar la administración de tu presupuesto en alimentación

General Planificación y Presupuesto

Desde el comienzo de la pandemia, muchos consumidores han tenido dificultades en sus visitas a mercados y supermercados – qué comprar, cuánto y cuándo. La buena noticia es que la oferta de productos no se redujo, aunque en ciertos casos se vio un incremento en precios.

Pero, muchas tiendas siguen funcionando con un horario limitado y los compradores siguen tratando de limitar sus viajes para mantener el distanciamiento social. Aquí hay algunos consejos para reducir el desperdicio de alimentos y mejorar la administración de tu presupuesto en alimentación.

  • Haz un inventario antes de ir al supermercado

Siempre revisa tu despensa antes de ir a la tienda – cuando no sabes qué productos ya tienes, puedes terminar comprando algunas cosas en exceso y no comprar lo que realmente necesitas.

La planificación de las comidas puede ayudarte a administrar tu inventario de alimentos y reducir el costoso desperdicio de alimentos.

  • Se creativo con lo que tienes

¿Cuántas veces has mirado fijamente a tu nevera o despensa pensando que no tienes nada que comer? Es probable que puedas exprimir más comida de los productos que ves delante de ti. Por ejemplo, aunque una caja de pasta casi vacía puede no ser suficiente para hacer un plato de pasta para su familia, todavía puede ser utilizada como relleno para varias recetas, como un salteado.

También puedes congelar las frutas y verduras que están a punto de estropearse si no se tiene suficiente para una comida. Si sigues haciendo esto, puedes añadir esos ingredientes congelados a casi cualquier plato que hagas, desde sopas y batidos hasta pastelitos y guisos.

  • Cocina con anticipación

Tener a mano algunos platos precocidos te ayudará a evitar ir a la tienda en los días en que no tienes suficiente en la nevera para una comida completa.

Cocina una olla grande de arroz o quinua y divide las porciones para congelarlas y hacer comidas rápidas más tarde.

Cuando cocines lasañas, o guisos, siempre haz dos para que puedas comer una ahora y congelar una para otra semana.

  • Comprar productos congelados

Si comprar productos frescos está causando más viajes a la tienda, considera los que son congelados.

Pero, si necesitas productos frescos, puedes pedir a domicilio cajas de productos agrícolas, lo cual es una ventaja para todos: harás menos compras en la tienda y apoyarás a un negocio local.

  • Pedir comida extra para llevar

Cuando hagas un pedido, siempre pide algo extra para obtener el máximo valor por los gastos de envío y servicio.

También puedes pedir una guarnición extra de arroz o verduras, y pedir aderezo extra o salsas para que puedas usarlas en tus platos caseros más tarde en la semana.

  • Se estratégico en cuanto a los servicios de entrega

Para reducir al mínimo los viajes a las tiendas, muchas personas han confiado en los servicios de entrega. Si haces esta ruta, asegúrate de planear con antelación para maximizar tu pedido, ya que pagarás las tarifas de entrega y las propinas.

Los servicios de entrega tienen un requisito mínimo para pedir, así que, si sólo necesitas unas pocas cosas, puedes sentirte presionado a añadir más para alcanzar ese umbral, incluso si no necesitas realmente esos artículos por el momento.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Cómo hablar con los niños sobre temas difíciles de dinero

Cómo hablar con los niños sobre temas difíciles de dinero

General

Conoce sobre los temas financieros que los padres deberían tratar con sus hijos, y cómo tener la conversación con éxito.

  • Gasto responsable

Si te parece imposible decir “no” a tus hijos cuando estás acostumbrada a decirles “sí” por todo, recuerda que los niños siempre están mirando más lo que haces que lo que dices. Mostrarle a tu hijo el comportamiento que quieres ver en ellos es la herramienta más poderosa para el cambio que buscas.

Céntrate primero en mejorar tus propios hábitos financieros. Después de tomar la decisión de gastar – o no – guía verbalmente a tus hijos a través del “por qué” detrás de sus acciones.

Si le dices, que te gustaría comprarte un café ahora mismo, pero puedes hacerle un recordatorio de que se van de vacaciones el mes que viene, y que realmente necesitas tener dinero en el banco para poder hacer las actividades que tienen planificadas. Dile que mejor es no hacer esa compra hoy.

Esta es una oportunidad para que los padres muestren a sus hijos lo que es ser considerados con el dinero y dar el ejemplo de planificar con antelación, en lugar de gastar sin pensar.

  • Deuda

No hay una edad correcta o incorrecta para hablar de deudas con los niños, pero la forma en que se enmarca importa.

Para los niños más pequeños, que sea simple. Explícales que tienes cosas que debes pagar sin entrar en que debes dinero a otra persona o entidad. Esta información puede preocupar a los niños pequeños. Explícales que debes pagar los gastos domésticos diarios, como tener que comprar comida cada semana.

A medida que los niños crecen, pueden beneficiarse al entender las consecuencias naturales de pedir dinero prestado. Explícales los detalles de la deuda sin comunicarles que la deuda amenaza la seguridad financiera de la familia. Los padres deben tener claro que el hecho de tener deudas no significa que la familia no vaya a estar bien, sino que significa que tienen que ser más cuidadosos con lo que gastan.

Esto es especialmente importante a medida que los niños se acercan a la edad en que pueden ser responsables de su propia deuda. En ese momento, es importante enseñarles a manejar las deudas, las implicaciones de acumular intereses, la responsabilidad de pagarlas, y así sucesivamente. Y esto incluye hablar con los que van a la universidad sobre las responsabilidades de endeudarse.

  • Dificultades financieras

La crianza de los hijos en un momento de desempleo o inestabilidad financiera puede crear mucha ansiedad. Los padres deben ser honestos acerca de que mamá o papá no tienen trabajo, pero no deben agobiar a los niños con lo preocupados que se sienten; los niños son lo suficientemente inteligentes como para percibir la tensión doméstica sin tener que hablar de ello.

Para los niños más pequeños, explícales que la familia está evitando gastos extras porque mamá o papá están buscando un nuevo trabajo, pero las necesidades básicas de la familia no serán descuidadas. Enmárcalo como una situación temporal. A medida que los niños crecen, puedes compartir más detalles, incluyendo que tener un padre que está temporalmente desempleado requiere sacrificios de cada miembro de la familia.

  • Donaciones

Algunos sostienen que exigir a los niños que donen parte de su mesada, sus ganancias o su dinero de regalo a la caridad puede generar culpa o resentimiento. Pero cuando mamá y papá hacen de la generosidad un hábito, los niños lo aplican en su vida.

La forma más fácil de poner esto en práctica es compartir con los niños lo que se da y por qué. No se trata de crear una expectativa, sino de compartir lo que valoras con tu hijo. Cuando se invita a un niño a dar, en lugar de exigirlo, puede ser una experiencia más satisfactoria y significativa para ellos.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Conoce sobre la ansiedad financiera y cómo confrontarla

Conoce sobre la ansiedad financiera y cómo confrontarla

General

La pandemia de coronavirus ha estado llena de incertidumbre y uno de los temas que más ha impactado ha sido la seguridad financiera. Casi todo el mundo, no sólo los que han perdido un trabajo o han visto reducidos sus ingresos, se sienten preocupado/as. Pero ¿qué es la ansiedad financiera?
La ansiedad financiera es un sentimiento de angustia en torno al dinero cuando no se tienen los recursos necesarios. No puedes dejar de preocuparte por cuestiones relacionadas con las finanzas.
Es una situación delicada, pero hay formas de combatirlo. Te damos algunos consejos y estrategias de expertos en ansiedad financiera.

¿A quién afecta la ansiedad financiera?
Las personas luchan con la ansiedad financiera por una variedad de razones. Algunos simplemente son más propensos a preocuparse por sus finanzas. Para otros, la ansiedad financiera puede surgir al crecer en un hogar donde sus padres se preocupaban por el dinero, lo que puede significar que es probable que repitan y vuelvan a crear un entorno doméstico similar.
Como la trayectoria de la pandemia sigue siendo desconocida, la falta de control es una fuente importante de ansiedad, según Heather Lyons, psicóloga del Baltimore Therapy Group. Puedes reducir los niveles de ansiedad al darte cuenta de las áreas en las que sí tienes control. Es importante darse cuenta de que puedes tomar medidas. No puedes arreglarlo todo de la noche a la mañana, ni todo por ti mismo, pero ciertamente no estás solo ni indefenso.

¿Qué hacer si te preocupan las posibles dificultades financieras?
Entre las crecientes tasas de desempleo y la economía del país severamente afectada, es comprensible preocuparse por cómo podría ser tu futuro panorama financiero. La sugerencia es permanecer en el momento y lidiar con él cuando llegue, y esa es la parte más difícil de afrontar con la ansiedad financiera. La ansiedad en general es preocupante por los resultados futuros, así que cuando te enfocas sólo en esto, no estás en el presente y te pierdes de lo que realmente se necesita hacer.
Cuando afrontas tus emociones, como la ansiedad, el estrés, el miedo, la preocupación y la tristeza, tienden a afectar tu salud mental y no te dan perspectiva.
Dedica un tiempo limitado a experimentar estas emociones, e intenta concentrarte en no preocuparte por el resto del día. Puedes dedicar cinco minutos o incluso media hora cada día para reflexionar y reconocer tus preocupaciones financieras. El punto es mantenerte equilibrado y consciente sobre el tema.

¿Qué hacer si ya has experimentado un contratiempo financiero?
Una desafortunada realidad de la pandemia del coronavirus es que puedes haber experimentado ya una importante pérdida financiera, como la pérdida de tu trabajo o tener que cancelar un evento o unas vacaciones no reembolsables.
En estas situaciones, concéntrate en replantear la situación. Cuanto más luches contra la idea de que las cosas no van a ser tan buenas como antes, más ansiedad te produce. Así que cuanto antes puedas aceptar el aquí y el ahora, podrás avanzar y empezar a tomar medidas para lo que hay que hacer.

¿Qué hacer si te sientes ansioso en general?
Es posible que estés experimentando ansiedad por otros motivos en este momento, como no poder visitar a tus padres o tener dificultades para ser productivo mientras trabajas en casa. Crear cierta previsibilidad, como construir un horario, puede ayudar. Esto puede ser tan simple como despertarte a la misma hora, tomar descansos regulares y planificar las comidas.

 

Fuente: Northwestern Mutual

4 reglas de finanzas personales que no debes olvidar en ningún momento

4 reglas de finanzas personales que no debes olvidar en ningún momento

General

Los esfuerzos para contener la pandemia de coronavirus en el mundo han alterado todas las dinámicas de vida de las personas.  A pesar de la agitación económica que está ocurriendo en todo el mundo, los fundamentos de las finanzas personales no han cambiado. Aquí hay cuatro reglas de dinero en las que puedes confiar siempre, no importa lo que se suceda en las próximas semanas.

  • El presupuesto es la clave para gastar menos: Cuando necesitas gastar menos, crear un presupuesto es la estrategia más fiable. Puedes implementar todo tipo de medidas específicas para administrar gastos, ahorrar y alcanzar tus metas. Esto es lo que hay que hacer:
    • Suma tu ingreso total, después de los impuestos y las contribuciones que hagas. Haz una contribución para tu jubilación.
    • Establece un monto mensual para el ahorro. Alrededor del 10% de los ingresos.
    • Suma tus gastos esenciales. Esta es la parte tediosa. Tendrás que revisar las transacciones bancarias, facturas o cualquier registro pasado que tengas de los gastos necesarios por alimentación, salud, educación, servicios básicos. Estos gastos deberían ser menos del 50% de tus ingresos.
    • Establece un límite de gasto para los gastos discrecionales y pago de deudas. En tiempos normales, usarías este dinero para cenar fuera, socializar, ir a juegos deportivos y compras. Estos gastos no deben superar el 40% de tus ingresos.

Una vez que estableces tus límites, tienes que vivir dentro de ellos. Eso no debería ser muy difícil en el entorno actual ya que las opciones de consumo son más limitadas.

  • El Seguro Social no es un plan de jubilación: Otra verdad constante de las finanzas personales es que no se puedes confiar sólo en la Seguridad Social en la jubilación. Para la mayoría de la gente, la Seguridad Social reemplaza alrededor del 40% de los ingresos laborales. Si seguiste el ejercicio de presupuesto anterior, ya sabes que el 40% de sus ingresos de hoy no cubre ni siquiera tus gastos esenciales.

Para evitar un gran descenso en el estilo de vida durante la jubilación, tienes que ahorrar e invertir esos ahorros. Lo ideal sería que guardaras el 15% de tus ingresos a lo largo del tiempo. Puedes abrir una cuenta de ahorros a plazo y poner tus ahorros para la jubilación allí.

  • Construir riqueza es más fácil cuando empiezas antes: Cuanto antes empieces a ahorrar para la jubilación, más fácil será. La razón es simple: Durante largos períodos de tiempo, tus ganancias generan ganancias propias. Y esas ganancias pueden superar con creces el dinero que salió de tu bolsillo.

Aquí hay un ejemplo. Digamos que pones 500 dólares mensuales en una cuenta a partir de hoy. Y tienes esos fondos invertidos para ganar un 7% anual. En 40 años, habrás aportado 240.000 dólares a esa cuenta. Pero el saldo de tu cuenta será de 1.320.062 dólares. Habrás ganado más de un millón de dólares de tu inversión de 240.000 dólares.

Ahora compara ese rendimiento con lo que sucede cuando sólo ahorras durante 10 años. Pondrás 60.000 dólares y ganarás sólo 27.047 dólares con la misma tasa de rendimiento.

  • Un fondo de emergencia te ayuda a mantenerte libre de deudas: A principios de este año, puede que hayas asumido que tu trabajo era sólido y que tendrías ingresos fijos mensuales. Hoy, no tanto. Si pierdes tu fuente de ingresos, tener ahorros en efectivo a la mano te impide ir por tu tarjeta de crédito de inmediato para pagar la comida y los servicios públicos. Vivir de las tarjetas de crédito en un apuro es mejor que morir de hambre, pero puede tomar años para recuperarte.

Esos ahorros en efectivo son los más confiables. Prioriza tu ahorro en un fondo de emergencia como la meta más importante si aún no tienes uno.

Volver a lo básico financieramente puede ser una forma de mantenerte firme mientras pasan estas épocas inciertas. Aprovecha este tiempo para redefinir lo que es realmente esencial en tu vida, y para hacer planes para un futuro mejor y más estable financieramente

Qué opciones tienes si no puedes pagar tus cuentas

Qué opciones tienes si no puedes pagar tus cuentas

General Planificación y Presupuesto

Si una vez que hayas analizado tu presupuesto para estos próximos meses identificas que te encuentras en una situación financiera crítica y no podrás pagar tus cuentas, la buena noticia es que hay opciones. Contacta inmediatamente a tu institución financiera, emisor de tarjetas de crédito, o tu proveedor de servicios públicos para ver qué alternativas tienes. Otra ayuda, si la situación es muy crítica, es acudir a las ayudas gubernamentales de entrega de bonos. En definitiva, es necesario que tomes medidas para buscar ciertas formas de ayuda.

A continuación, te presentamos algunas opciones:

  • Vivienda: Las entidades financieras que ofrecen préstamos hipotecarios están dispuestas a trabajar con cada cliente, según su situación personal, para analizar opciones de refinanciamiento de estos préstamos. Si optas por la refinanciación toma en cuenta que las condiciones de tu crédito cambiarán, entre estas condiciones pueden estar el plazo, la cuota o la tasa de interés. Contáctate con tu institución financiera inmediatamente para conocer tus opciones.

En el caso de que arriendes una vivienda, y no puedas cubrir el pago del arriendo, te recomendamos te comuniques de inmediato con el propietario de la vivienda para llegar a un acuerdo sobre el pago del arriendo en los próximos meses.

  • Servicios públicos: Los proveedores de gas, electricidad y otros servicios públicos suelen tener programas de asistencia para los clientes que no pueden pagar en su totalidad. Contáctate con el proveedor de servicios públicos para identificar qué tipo de beneficios están ofreciendo. En varios casos se ha optado por detener el corte de los servicios públicos.

 

  • Deudas: Si tienes dificultades para pagar tu tarjeta de crédito, préstamo de auto u otra deuda, contáctate de inmediato con tu institución financiera. Las instituciones financieras están dispuestas a trabajar con cada cliente para analizar su situación e identificar opciones de refinanciamiento.

 

  • Presupuesto: Es hora de recortar cualquier gasto no esencial. Eso significa cancelar tu membresía del gimnasio y recortar los planes de teléfono o internet. Considera la posibilidad de trabajar más si puede para obtener ingresos, puedes poner en práctica alguna habilidad y vender a tus vecinos, familiares o amigos.

 

  • Ayuda del gobierno: Si tu situación financiera es insostenible, no cuentas con ingresos y por tanto, es imposible cubrir tus gastos, puedes optar por las ayudas que está ofreciendo el gobierno. Infórmate con la institución pública encargada de la entrega de estos beneficios para que conozcas cómo puedes tener acceso a los mismos.

Fuente: Northwestern Mutual