Consejos para resolver diferencias con tu pareja en el manejo de sus finanzas

Consejos para resolver diferencias con tu pareja en el manejo de sus finanzas

¿Sabías que el no ponerse de acuerdo con el manejo del dinero causa hasta el 70% de las peleas dentro del matrimonio? En la gran mayoría de los casos, las personas no están preparadas para evitar los conflictos y menos aún los causados por el dinero. No se pueden poner de acuerdo en cómo gastar, ahorrar, endeudase de forma planificada y sobre todo carecen de metas familiares.

A continuación te damos algunos consejos que te permitirán resolver problemas que se pueden presentar con tu pareja.

¿Qué hacer cuando un cónyuge es más gastador y el otro más ahorrador?
Este es uno de los problemas más comunes que trae tensión financiera en una relación, un cónyuge tiende a gastar por impulso sin pensar en el futuro, el otro quiere economizar lo más que se pueda.

¿Cómo solucionar el problema?
Primero aprender a escuchar, deben mantener la comunicación abierta y expresar todos sus temores, anhelos, esto para cambiar la ira y la culpa por empatía. Poner metas por escrito y volverlas metas SMART (específicas, medibles, accionables, realistas y dentro de un período de tiempo) para llegar a acuerdos.

¿Cuánto dinero darles a tus hijos?
En algunas ocasiones el exceso de dinero entregado a los hijos por parte de uno o de ambos padres, pude llegar a ser un problema serio. Por tanto, deben existir acuerdos en esta área, caso contrario los hijos crecen sin responsabilidad en el manejo de sus finanzas.

¿Cómo solucionar el problema?
Una solución importante es que conversen los padres y escriban cada uno en un papel cuánto dinero sería suficiente que reciban los hijos. Lo importante es que lleguen a un punto de acuerdo los padres y lo comuniquen a los hijos.

¿Cómo lidiar con prioridades familiares distintas?
Te ha pasado que tú quieres muebles nuevos y tu cónyuge quiere cambiar el vehículo o prefiere unas vacaciones? Según los expertos, este tipo de conflicto por gastos grandes surge porque cada cónyuge escucha las mismas palabras pero las interpreta de forma distinta. No se trata de “merecimientos” que son las excusas más comunes para justificar el gasto por parte de uno de los cónyuges, sino que deben expresar con sinceridad que no es el rechazo a la otra persona que propone el gasto, sino a la priorización del dinero.

¿Cómo solucionar el problema?
La clave para llegar a un mutuo acuerdo es afirmar y validar los valores y necesidades de tu cónyuge, se recomienda emplear tres pasos: imitación, validación y empatía. La imitación implica repetir palabra por palabra lo que tu cónyuge dice sobre un objetivo monetario. A continuación el valida esa perspectiva y considera cual podría ser el estado emocional de tu pareja. Finalmente la forma en que tu cónyuge podría validar y mostrar empatía es complementando su idea. Por ejemplo, si uno de los dos quiere comprarse una moto de agua (que no es algo común), el otro puede mencionar algo como: “tiene sentido que quieras una moto de agua, te encanta la playa y el mar. Me imagino que es un sueño que siempre quisiste cumplir”.
El proceso se repite con el otro cónyuge, no implica que se vayan a satisfacer todos estos deseos o “necesidades”, lo más importante es que fluya y la comunicación sea abierta.

Al final lo más importante es que crezca la confianza de la pareja, que se planteen y concreten acuerdos para el beneficio de toda la familia.

General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.