Ajusta tus gastos a tu situación financiera

Ajusta tus gastos a tu situación financiera

General

La situación financiera actual de los ecuatorianos ha cambiado en cuestión de semanas y pocos meses. Los precios de los bienes y servicios han aumentado considerablemente, gente ha perdido su empleo, es decir estamos enfrentando una nueva realidad y tenemos que adaptarnos a la misma. Algunos consejos para ajustarte a una nueva situación financiera son:

1. Evalúa tus ingresos y gastos.
Utiliza el REGISTRO DE GASTOS mínimo por treinta días para determinar cuánto, cómo y en qué estás gastando el dinero mensualmente.
• Anota de forma diaria cada centavo que gastas en dinero en efectivo, tarjeta de crédito, débito, transferencias o cheques.
• Suma cada día el total de gastos.
• Identifica qué gastos son deseos y cuáles realmente necesarios.
• Suma el total de tus deseos, estos son los gastos en donde puedes realizar ajustes.

2. Prioriza tus gastos de forma inteligente.
Utiliza la herramienta PERC:
• Posponer: los gastos que determina tu registro de gastos y que simplemente no son necesidades inmediatas y que puedes posponer para el futuro. Ej. Cambiar de celular.
• Eliminar: gastos innecesarios que demandan recursos de tu presupuesto y que los necesitas para bajar el nivel de deuda, crear un fondo de emergencias o simplemente para redistribuirlos. Ej: Suscripción a una revista.
• Reducir: el nivel de gastos, analiza las categorías de Varios, Recreación principalmente que son donde se diluyen nuestros recursos. Ej: Salidas a comer fuera de casa.
• Conserva; los gastos necesarios como Vivienda, alimentación, Transporte, Salud, Educación. Lo importante es que seas realista.

3. Genera otros ingresos.
Algunas ideas para generar ingresos son:

• Si tienes habilidades ponlas en práctica, analiza un mercado objetivo y proyéctate a cubrir algún nicho insatisfecho o mejora el servicio ineficiente actual de algunos oferentes. Por ejemplo, fuera de tus horas de oficina puedes dedicarte a realizar manualidades o comida para vender y aumentar tus ingresos.
• Si tienes habilidades técnicas, piensa en qué tipo de servicio de asistencia puedes ofrecer, computadoras, electricidad, plomería, mantenimiento, son sólo algunas opciones para empezar con la familia, vecindario y los amigos por supuesto.
• Si el arte es tu fuerte, puedes ofrecer clases de pintura, actuación, instrumentos musicales. Dales un enfoque moderno y actual, de seguro vas a tener clientes.
• Si tienes un pequeño capital, puedes tomar la opción de iniciar un negocio de compra y venta de artículos usados, publícalos en internet y aprovecha la tecnología, de esa manera no necesitas invertir en un local para empezar.

4. Toma la decisión de ahorrar
Aunque el ahorro es un componente vital para la salud financiera y seguramente sabes que lo es, a lo mejor no ahorras de forma regular. ¿Por qué? Por una sencilla razón: no has tomado la decisión de ahorrar. El ahorro es una decisión. No es el resultado de tus circunstancias. Es una decisión de apartar parte de tu ingreso hoy para tu bienestar mañana. En épocas de vacas flacas el ahorro se vuelve más importante que nunca.

Si no tienes ahorros, toma la decisión de ahorrar desde ya y crea un fondo para emergencias. Tarde o temprano – una enfermedad, un robo, un accidente, la pérdida del trabajo o incluso un desastre natural – llegará.

En éstas épocas, el acceso a crédito se reduce y los potenciales riesgos suben. Protégete ante lo que puede venir ahorrando mínimo un 10% de lo que ganas cada mes. La decisión de ahorrar depende de ti, y de nadie más.

5. Acostúmbrate a vivir con menos
La situación económica que vive el país necesariamente traerá consigo procesos de reajuste. Analiza cuáles son tus necesidades y prioridades como familia y asegura que las tengas cubiertas. Para lo demás, prioriza en qué gastas el dinero. Es el momento de ser conservador y ahorrar. Recuerda que vivir con menos, no significa vivir menos. Significa administrar de mejor forma lo que tienes

Conoce algunos efectos de la caída del precio del petróleo en el Ecuador

Conoce algunos efectos de la caída del precio del petróleo en el Ecuador

General

Autor: Francisco Velasco

La caída del precio del petróleo ha sido un tema que ha dado mucho de qué hablar en los últimos meses. El precio promedio del barril de petróleo hasta el mes de febrero de 2016 fue de $30,89, y llegó a caer por debajo de los $26 por barril, registrando el precio más bajo desde el año 2003. Pero, qué implicaciones tiene la caída del precio del petróleo en la economía ecuatoriana?

En los últimos años, el Ecuador se ha beneficiado por los altos precios del petróleo. El 19 de junio de 2014 el precio del petróleo llegó a su punto más alto, $115 dólares por barril.
(Es importante señalar que el precio mencionado es el WTI- West Texas Intermediate, un tipo de crudo producido en los Estados Unidos que sirve como referente a nivel mundial. Sin embargo, debido a que el petróleo ecuatoriano es de menor calidad sufre de un castigo en su precio, y es cotizado a un menor valor que el WTI).

En el 2015 el presupuesto del Gobierno ecuatoriano fue fijado en un precio promedio de USD $79.7 dólares por barril. Es decir, el Gobierno ecuatoriano planificó sus gastos basándose en un promedio de $80 dólares por barril de crudo vendido.

Lastimosamente, el precio del petróleo sufrió una disminución importante, afectando el presupuesto del Gobierno, y consecuentemente sus ingresos. Cada dólar de desvalorización en el precio del crudo tiene un impacto de $80 millones de dólares, es decir, por cada dólar que baja el precio del petróleo, el Gobierno deja de recibir $80 millones de dólares, afectando de sobremanera a la economía de nuestro país.

En años anteriores, el Gobierno presupuestó sus gastos basándose en un precio de petróleo mucho más bajo al precio del mercado, lo cual significaba una gran bonanza de ingresos. El Gobierno recibía más dinero de lo presupuestado, logrando invertir en una gran variedad de obras y proyectos.

Hoy en día, al tener ingresos menores a los presupuestados, el Gobierno deberá reducir drásticamente sus gastos. Esto significa menos inversiones en el país, lo que impactará no solo al sector público, sino también al privado y a los ecuatorianos.

Por tanto, debido a la situación económica que vive actualmente el país, los hogares ecuatorianos deben manejar sus finanzas personales con mayor cuidado y cautela. Es el momento de hacer un análisis sobre la situación financiera del hogar, conocer a detalle cuáles son los gastos para realizar ajustes, evitar solicitar más crédito para no caer en el sobreendeudamiento, y priorizar el ahorro y la creación de un fondo para posibles emergencias (pérdida de empleo, enfermedades).

Para finalizar, se presenta un ejemplo simple para comprender la situación económica del país:

María tiene una huerta y produce todo tipo de hortalizas. Este año, María se enfocó en la producción y venta de lechugas. María produce alrededor de 50 lechugas, y las vende a $1.50, recibiendo ingresos de $75 dólares. Dos meses después, María decidió producir nuevamente 50 lechugas, y estimó nuevamente recibir ingresos de $75 dólares. Al presupuestar estos ingresos de $75 dólares, María decidió realizar la compra de unos regalos para sus hijos, que costaban alrededor de $65 dólares. María estaba tranquila ya que al momento de vender sus 50 lechugas, tendría los fondos para cubrir los gastos de sus regalos. María alistó su producto y salió al mercado. Al llegar, notó que la lechuga no se estaba vendiendo por $1.50, sino por $1.15. María iba a dejar de ganar 35 centavos por cada lechuga, lo que significa que sus ingresos serían de $57.5 dólares. María perdió $17,5 dólares debido a la disminución del precio de las lechugas y no logró ganar lo suficiente para cubrir los gastos presupuestados para sus regalos. María deberá ajustar sus gastos para poder cubrir el déficit de su presupuesto.

Fuente: http://www.elcomercio.com/opinion/editorial/opinion-caida-crudo-efectos.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

¿Cómo salir de una crisis en tus finanzas personales?

¿Cómo salir de una crisis en tus finanzas personales?

General

Nadie está libre de caer en una crisis en el manejo sus finanzas personales. El desconocimiento de cómo manejar el dinero de acuerdo a tu situación financiera, la falta de ahorro y planificación, y un mal maneo de las deudas te puede llevar fácilmente al sobreendeudamiento y a una crisis, que puede parecerte un laberinto sin salida.

Algunas recomendaciones para salir de tu crisis con tus finanzas personales son:

1. Frena el uso de la tarjeta de crédito
El sobreendeudamiento es un hábito (uno muy malo), y cambiarlo requiere de disciplina y paciencia. Al utilizar mal tus tarjetas de crédito, llegando al límite de tus cupos, hacer pagos mínimos o parciales, te llevan a un efecto “bola de Nieve”, es decir acumular deudas que pueden tornarse impagables.
Toma control del crédito de las tarjetas, evita su uso, acostúmbrate a comprar en efectivo y elabora un plan de pagos hasta recuperar el total de tus cupos.

2. Identifica si el gasto es realmente una “necesidad” un deseo o un “lujo”.
Pon los pies sobre la tierra y analiza tus verdaderas necesidades. Distingue entre necesidad, deseo y lujo:
Necesidad: vivienda, comida, transporte, educación, salud, vestimenta.
Deseos: comida fuera de casa, diversión, vacaciones.
Lujo: Ropa de marca o cara, comer en restaurantes, usar taxis muy frecuentemente, visitar lugares fuera de tu presupuesto.

3. Elige la gratificación a largo plazo en vez de la instantánea
La gratificación instantánea se da cuando ves algo que deseas y lo compras de inmediato. Por el contrario, la gratificación a largo plazo se da cuando esperas, guardas el dinero necesario y realizas la compra o el gasto tiempo después y sin afectar tu presupuesto. Es importante aprender a decirte a ti mismo “No”.

4. Poder hacerlo no necesariamente significa que debes hacerlo.
Debes recordar que el hecho de tener algo de dinero ahorrado no significa que tienes que ir a gastarlo todo de inmediato. Tener la capacidad de comprar un nuevo televisor con tus ahorros no significa que debes hacerlo si eso afectará tus finanzas.

5. Cambia tu forma de pensar, así cambiarás tus hábitos
Si alguna vez pensaste: “He trabajado muy duro esta quincena, compraré eso, me lo merezco”, deberás ajustar ese pensar. Muchas deudas se adquieren por la gratificación instantánea y muchas de éstas son lujos que ya te has dado antes. Además, no pienses que las deudas estarán ahí para siempre, si sigues el plan y el presupuesto según lo establecido, verás resultados muy buenos en poco tiempo, pero debes ser paciente.

6. Deja de adquirir más deudas
No importa qué tan grande sean las cifras de los ingresos que percibas, si continúes adquiriendo deudas nunca serás capaz de eliminar la preocupación de vivir de quincena en quincena.

7. Ahorra
No necesitas empezar ahorrando mucho, pero sí necesitas comenzar. Puedes guardar cantidades pequeñas y a medida que vayas ahorrando, verás cómo poco a poco puedes ir guardando más y más dinero. Cambia el hábito de vivir con todo tu salario y toma la decisión de ahorrar.

8. Incluye en tu presupuesto algo de dinero para entretenimiento
Si no te entretienes haciendo otras actividades mientras superas tus problemas económicos, caerás en el estrés de vivir solo para trabajar y pagar deudas. Procura que puedas hacer cosas que te distraigan pero que no salgan de tu presupuesto, aprovecha de actividades sin costo que se realicen en tu ciudad.

Vivir una crisis con tus finanzas personales te desanima, te vuelve menos productivo, hace que te sientas con menos libertad y el estrés puede conllevar a problemas de salud. Analiza cuál es tu situación financiera, pon en práctica estos consejos para mejorar el manejo de tus finanzas y verás cómo con esfuerzo y paciencia tu situación mejorará. Ánimo.

5 principios de administración de riesgos que debes conocer

5 principios de administración de riesgos que debes conocer

Administración de Riesgos y Seguros General Planificación y Presupuesto

Vivimos en un mundo de incertidumbres donde la mayoría del tiempo no conocemos el riesgo al que estamos expuestos diariamente. El riesgo es una parte de tu vida y no reconocerlo es tan peligroso como no saber sobre él.

Evita que tú y tu familia pasen algún tipo de contratiempo que comprometa el porvenir con estos cinco principios de administración de riesgos:

 

Principio 1:    Chequea tu situación financiera

Realiza una revisión crítica del presupuesto familiar o personal para determinar tu salud financiera. Ponle especial atención a tus gastos “imprevistos” o no planificados, si estos han venido aumentando continuamente durante los últimos meses es un síntoma de falta de planificación financiera.

 

Principio 2:    Convierte tus debilidades en objetivos

Si luego de revisar tú salud financiera detectas que gran parte de los gastos que tienes mes a mes son para el ocio, la diversión o en el pago de deudas, establece un plan de acción para controlar de mejor manera estos rubros que generalmente suelen ser la principal fuente de estancamiento financiero para las familias.

El plan que diseñes debe ser realista y establecer objetivos claros sobre los rubros que más incomodan tu salud financiera.

 

Principio 3:    Identifica los riesgos a los que podrías estar expuesto

Una vez que estableciste tus objetivos, ahora debes pensar en qué tipo de eventos podrían impedir lograr esos objetivos, es decir, identifica qué clase de riesgos debes enfrentar cada día, mientras manejas el auto, cruzas la calle, viajas, en el trabajo o incluso en tu hogar.

Un riesgo no necesariamente es algo que amenaza tu vida sino algo que pone en peligro tu estabilidad financiera. Si tu objetivo es reducir gastos, ¿que podría pasar para impedir lograr tu objetivo?, ¿un accidente?, ¿una enfermedad?, etc.

Una vez que tengas el panorama claro sobre qué tipos de riesgos enfrentas cada día, encontrar una solución es relativamente más fácil.

 

Principio 4:    Clasifica los riesgos

Tendrás que clasificar tus riesgos considerando si puedes controlarlos o no y la probabilidad de ocurrencia.

La idea ahora es identificar cuáles riesgos son manejables y cuáles riesgos no, para evaluar si es posible predecir su ocurrencia. ¿Para qué? Para poder mitigarlos. Para ello, tienes que entender la naturaleza de tus riesgos.

 

Principio 5:    Toma acciones y mitiga tus riesgos

Una vez que has identificado los riesgos que enfrentas, puedes dar pasos para prevenirlos o evitarlos. Algunas acciones pueden ser: aumentar las medidas de seguridad para tu casa, contratar un seguro contra todo riesgo, etc.

Existen muchos tipos de seguros como: seguros de automotores, seguros de vida, seguros de discapacidad, seguros a la propiedad de inmuebles, seguros para negocios, entre otros.

Recuerda que si existe un alto riesgo de que algo te ocurra, es mejor transferir el riesgo a una compañía de seguros. En nuestro medio existe una amplia y variada oferta sobre productos de seguros, consulta y evalúa la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Adaptado de: http://www.financialplanninginfoguide.com/bases-para-administracion-de-riesgos.html

Analiza tu situación financiera

Analiza tu situación financiera

General Planificación y Presupuesto

Según tus deseos para el futuro, es indispensable reflexionar sobre tu situación financiera hoy para planificar de la mejor manera los años de jubilación. Prepararte para la jubilación es imaginarte qué tipo de vida deseas!

Vivir en paz con tranquilidad financiera que te permita viajar, disfrutar de tu tiempo y familia. Uno de los primeros elementos claves por analizar es tu nivel de endeudamiento actual frente a tus ingresos.

 

Evalúa tu situación financiera y nivel de endeudamiento con la REGLA 50/40/10

50%

El 50 % (o la mitad) de nuestros ingresos pueden ser destinados a cubrir nuestros gastos regulares, pero sin excederse de ese límite.Los gastos regulares o fijos son por ejemplo: alimentación, vivienda, salud, educación y los gastos de hipoteca, en caso de tener casa propia.

40%

Podemos destinar máximo el 40% (un poco menos de la mitad) de nuestros ingresos a nuestros gastos variables.Todos los gastos en esta categoría son decisiones de consumo, como por ejemplo: restaurantes, ropa, paseos, entretenimiento… OJO: Aquí van todos los gastos en tarjeta de crédito y otras deudas de consumo (menos hipoteca).Esos gastos reflejan el consumidor que eres! 

10%

Debemos destinar MINIMO el 10% de nuestros ingresos a metas financieras (ahorro) o más, cada mes!

 

descargar-herramienta

 

Después de realizar el ejercicio, evalúa si tus deudas llevan gran parte de tu ingreso. Es decir, qué porcentaje tienes en la segunda parte? Si estás más arriba de los 40% a lo mejor son las deudas que se están llevando gran parte de tu ingreso.

Si la respuesta es sí, hay que trabajar en bajar el nivel de endeudamiento, a un nivel mas bajo antes de entrar en la etapa de jubilación.

[ctt tweet=”Destina mínimo el 10% de los ingresos mensuales al ahorro o a tus metas financieras.” coverup=”oNM9K”]

situación financiera, regla504010

Evalúa tu capacidad de pago antes de sacar un crédito automotriz

Evalúa tu capacidad de pago antes de sacar un crédito automotriz

Crédito General

Si piensas sacar un crédito automotriz será importante evaluar tu capacidad de pago antes de llegar definir los términos de financiamiento.

Sigue las instrucciones a continuación para evaluar bien cuánto puedes destinar a un crédito automotriz:

  1. Ingresos – Primero haz un levantamiento de TODOS los ingresos en tu hogar. Debes tomar un cuenta, sueldos, ingresos de un negocio, pensiones, arriendos etc. En caso de ser dueño de un negocio o de tener un sueldo que varía de mes en mes, hay que calcular un ingreso promedio. Mientras más conservador sea, mejor.

 

Por ejemplo, supongamos que tienes un ingreso de $1.860 mensuales

 

INGRESOS Dinero Recibido
Sueldo 1450
Otros ingresos 410
Total Ingresos $ 1860

 

  1. Gastos – Después hay que analizar tus gastos. Este paso es lo más difícil. Generalmente no contamos con información precisa acerca de nuestros gastos totales en el hogar. ¿Por qué? Porque se tienen dos tipos de gastos:
  • Gastos fijos o regulares –Los gastos que tenemos de mes a mes para efectos de: arriendo o hipoteca; alimentación en la casa; salud; educación, transporte, servicios básicos, entre otros.
  • Gastos variables – Éstos son los gastos que no planificamos anticipadamente, pero que igual cuestan!

Para realizar un análisis de capacidad de pago hay que procurar sacar el estimado más preciso posible de los gastos mensuales promedios que tenemos en el hogar.

 

Por ejemplo, supongamos que tienes gastos mensuales por $870. Es importante notar que el ahorro entra dentro del rubro de gastos, por lo menos debes destinar el 10% de tus ingresos al ahorro, cada mes.

 

GASTOS $
Alimentación 75
Vivienda
-Arriendo 270
-Luz 15
-Gas 10
-Agua 20
Transporte 10
Educación 25
Salud 115
Pago de deudas (Tarjeta y crédito a plazos) 150
Ahorro 180
Total de Gastos $ 870

 

  1. Cálculo – Con el total de ingresos y gastos a la mano debes restar los gastos de los ingresos para sacar el ingreso neto del hogar.
Ingresos 1860
Gastos 870
Dinero disponible $ 990

 

¿Te queda algo? Si no, es hora es ajustar los gastos actuales o buscar formas de ganar más! Como regla, si el pago de deudas ya lleva 40% o más de tus ingresos mensuales, es muy probable que no tengas capacidad de pago para sacar otro crédito.

 

Si te queda algo después de pagar los gastos, como en nuestro ejemplo debes considerar los siguientes factores:

  • Gastos imprevistos – Son una realidad. Sé precavido y planifica antes para lo no planificado. Reduce el monto que te queda en un 25%.
  • Gastos eventuales – A lo mejor, cuando hiciste el análisis de gastos, no tomaste en cuenta todos los gastos eventuales que tienes. Son aquellos gastos que tienes de vez en cuando. Reduce el monto que te queda un 25% más.
Dinero disponible (I-G) 990
Gastos imprevistos (25% Dinero disponible) 248
Disponible después de imprevistos 743
Gastos eventuales (25% disponible después de imprevistos) 186
MONTO FINAL $ 555

 

 

Ahora, con el monto final, puedes determinar cuánto puedes destinar al pago de un crédito automotriz.

Primero, calcula los gastos asociados con el auto, tales como:

  • Los seguros
  • Servicio de rastreo satelital
  • Matricula
  • Corpaire
  • Mantenimiento
  • Gasolina

Saca un estimado mensual de los gastos y resta el valor del monto de dinero que te quedó hasta este punto. El monto final es lo que puedes destinar a un crédito.

En nuestro ejemplo después de restar los gastos de los ingresos y dejar un poco para gastos imprevistos y gastos eventuales, determinas que puedes destinar máximo $555 mensuales para el auto.

Primero calculamos un valor estimado para todos los costos asociados con el auto. Para los gastos que se pagan una vez al año (matricula, SOAT) hemos convertido el gasto total en un gasto mensual.

Gastos a considerar antes de la compra de un auto
Gastos Monto Mensual Monto Anual
Matrícula + CORPAIRE 22 264
SOAT 3 36
Seguro del auto 50 600
Mantenimiento 40 480
Localizador satelital 50 600
Gasolina 60 720
Costo Total 225 2700
Disponible para la cuota 330 3960

 

De acuerdo con nuestro análisis, los costos asociados con el auto son de $225, o 41% del valor total mensual que podemos dedicar. Así quedamos con $330 que podemos destinar a la cuota del crédito.

 

DESCARGAR-INFOGRAFIA